Abre en Madrid un nuevo restaurante mexicano que apuesta por la mezcla de las mejores comidas y bebidas del país azteca con platos mediterráneos y productos autóctonos

Es el nuevo embajador mexicano en la capital. Cantina Roo acaba de abrir sus puertas con el objetivo de convertir cada comida servida en sus mesas en un respiro profundo del alma mexicana. Para ello, su cocina combina los platos más populares de la gastronomía azteca con un excelente producto mediterráneo que ha convertido su carta en una oferta de platos innovadores y sofisticados.

Eso sí, acompañando a sus propuestas gastronómicas también se puede encontrar otra carta con cervezas, tequilas y mezcales y que transforman parte del restaurante en una “barra canalla” donde comer o beber México a cualquier hora del día, con platos más rápidos de preparar y de consumir, sin perder la esencia del mestizaje y la innovación.

Óscar Polanco, propietario junto con otros socios de esta nueva cantina, asegura que quería crear un restaurante que le recordara a sus orígenes mexicanos pero sin olvidar su vida en España: “El resto-bar es una fusión de los sabores mexicanos, sus raíces y su tradición, con la cocina europea y los productos de mayor calidad de este lado del Atlántico; no faltarán obviamente todos los ingredientes populares mexicanos como los chiles que combinaremos con productos típicamente españoles como, por ejemplo, el cerdo ibérico”.

Al frente de la cocina de esta nueva cantina está el joven chef Guillermo Ortega, quien inició sus primeros pasos en Currito y se formó en Santceloni, el restaurante de dos estrellas Michelin en Madrid. Entre estos fogones ha aprendido de la mano de Óscar Velasco tanto en España como en algunos de los desplazamientos para los que Santceloni fue contratado en Londres o Pekín, entre otros.

Los responsables de este nuevo punto de encuentro con México explican que “la fiebre de la cocina mexicana ha llevado, en algunos casos, a una confusión gastronómica exenta de normas y sentido común; la cocina mexicana es una cocina con una gran influencia mediterránea e incluso árabe lo que la convierte en una cocina de fusión en sí misma”.

Leer el artículo completo en la revista