El prestigioso grupo Sommet Education explica a los hoteleros los aspectos que están marcando las nuevas exigencias de los clientes tanto en turismo como en hostelería. Unas peticiones que cambian la relación con el huésped

El cliente que elige un hotel para pasar unos días o unas vacaciones cada vez demanda más cosas que un simple techo y una cómoda cama. Los establecimientos se han convertido en oficinas, habitaciones en las que se pasa más tiempo que en el propio domicilio, un lugar de encuentro empresarial y hasta un motivo en sí mismo para desconectar gracias a los extras que ofrecen a sus recién llegados. 

Por eso, los expertos advierten de que los responsables de estos establecimientos no pueden perder el tren de la innovación y mucho menos no tener en cuenta las necesidades de una clientela que, según los datos económicos, va en aumento cada año en nuestro país.

De hecho, en el año 2017, España logró batir su propio récord con la llegada de 82 millones de turistas extranjeros, consolidándose en el segundo puesto a nivel mundial, con un incremento del 9% en viajeros internacionales.

Para seguir por el buen camino, Benoît-Etienne Domenget, el CEO de Sommet Education (el grupo que recoge a dos de las escuelas de hostelería más importantes del mundo: Glion Institute of Higher Education, en Suiza y Les Roches Global Hospitality Education, en Marbella, Málaga) se atreve a señalar cinco aspectos que los hosteleros tienen que poner en su agenda para mejorar la ‘hospitality’ en general de cara a este 2018.

El primer concepto que quiere resaltar es la concepción del “viaje como algo transformador” para el cliente. La mayoría de los turistas ya no sólo buscan un destino donde puedan hacer visitas culturales o recorrer sus calles en paseos preestablecidos o hacer excursiones. La mayoría ya busca vivir experiencias que los transforme de alguna forma o en algún sentido, que les marque a nivel personal.

Leer el artículo completo en la revista