Según narraban los divertidos cómics de Astérix y Obélix, el secreto de la resistencia a los romanos por parte de la pequeña aldea de la Galia, donde ellos vivían, residía en una poción mágica que les preparaba su druida Panorámix. Esta fórmula secreta les dotaba de una fuerza descomunal cuando la bebían y les hacía invencibles ante cualquier enemigo. Seguramente, si estos dos simpáticos personajes existiesen realmente y viviesen en nuestra época tendrían como bebida comparable a su especial receta: los zumos de frutas, un producto con un montón de beneficios para nuestro organismo, que no pierde popularidad. Así lo confirman los datos facilitados por Jaime Lecuona, ‘client business partner’ de Nielsen: “el mercado de zumos experimenta una evolución sostenida en volumen (+ 0,8), pero negativa en valor (-3,2%). Acciones agresivas en precio durante el año explican esta disparidad”. Es muy probable que la popularidad de estos productos entre los consumidores resida en los beneficios para la salud que éstos poseen. Desde Asozumos, Asociación Española de Fabricantes de Zumos, destacan los siguientes: “la ingesta de zumos de frutas dentro de una dieta equilibrada aporta diferentes nutrientes y beneficios al organismo, entre los que se encuentra su capacidad antioxidante y su aporte de minerales y vitaminas. Este alimento es una buena opción ya que, según el comité científico de la organización ‘5 al Día’, un zumo de frutas puede sustituir una de las raciones diarias de frutas y hortalizas recomendadas para una alimentación saludable.
Asimismo, los profesionales de Horeca que disponen de zumos en sus locales están ofreciendo a sus clientes productos saludables, con aporte de energía, y suponiendo también una gran fuente de hidratación y vitaminas”.
Prácticamente todos somos conocedores de las bonanzas de los zumos de fruta, pero la tendencia en alza de llevar una vida saludable entre cada vez más población ha hecho que los zumos, que ya eran muy valorados, lo sean incluso más en la actualidad, y al mismo tiempo ha provocado que las empresas sigan innovando y ofreciendo al consumidor nuevos productos.

Leer el artículo completo en la revista