La empresa granadina mostrará el domingo 5 de junio su modelo de acuicultura sostenible y cómo las condiciones únicas del enclave natural en el que se encuentra, en la Sierra de Loja, son claves para la producción del primer caviar ecológico del mundo

El próximo domingo 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente declarado por la ONU en 1973. Una conmemoración destinada a concienciar a la ciudadanía sobre el cuidado de los ecosistemas y la vida natural.

Este año, Caviar Riofrío se suma celebrando una jornada de puertas abiertas durante la cual el público, de manera gratuita, conocerá cómo las condiciones del enclave natural en el que se halla la empresa española fundada en 1963 y la pureza del agua son determinantes en el cuidado de los esturiones y en la producción de su caviar, el primero certificado en ecológico del mundo.

Durante la mañana del 5 de junio, tendrán lugar tres turnos de visitas a las instalaciones: a las 11.00, 12.00 y 13.00 horas. La inscripción se puede realizar a través del teléfono 958. 32 26 21 y las plazas son limitadas.

La propuesta con vocación claramente didáctica es ideal para familias con niños. A ellos, sin duda, les sorprenderá todo lo que el equipo les contará sobre el agua, con unas propiedades únicas y hábitat de los esturiones, animales desconocidos, que habitan desde hace 250 millones de años y cuyo ciclo de vida es de entre 80 y 120 años.

Los esturiones salvajes apenas sobreviven, se encuentran en extinción a causa de la sobrepesca, la polución y las presas que les dificultaban la migración productiva. El caviar procede de la cría en cautividad y precisamente la acuicultura sostenible como la que se desarrolla en Caviar Riofrío ofrece esperanzas de recuperar los ejemplares salvajes.

En la jornada del día 5 de junio, los visitantes conocerán el exhaustivo seguimiento del desarrollo, alimentación y vida en las instalaciones, además de los secretos de la producción del caviar, es decir, las huevas extraídas de las hembras tras 18 años de crianza y elaboradas para consumo humano.

Sin duda, se trata de una gran oportunidad para subrayar la importancia de cuidar del entorno natural y de recursos como el agua, de preservar la vida de los animales y de las especies en peligro de extinción.