Según explica Mercasa a través de su informe Alimentación en España de 2014, el sector de conservas vegetales está pasando una temporada difícil que provoca una mayor concentración, al desaparecer bastantes empresas medianas y pequeñas que son incapaces de soportar la reducción de consumos. Los líderes sectoriales son empresas españolas con una gran tradición en la actividad, junto a algunas filiales de importantes compañías multinacionales. Por otro lado, según detalla también este informe, la apertura por parte de las conservas vegetales a otros sectores afines, como el de los platos preparados, o la internacionalización de sus cadenas de valor, asegurando la materia prima en algunos países específicos y reforzando el comercio exterior parecen constituir las dos principales estrategias para superar esta situación de crisis.
En materia de comercio exterior, el informe anual de Mercasa asegura que España es un país exportador de conservas vegetales, fundamentalmente hacia otros mercados de la Unión Europea, siendo el Tomate la conserva vegetal que más acogida tiene.
Las importaciones son bastante menos relevantes, aunque según este informe, están creciendo debido a que varios de los principales grupos del sector han establecido plantas en otros países, como China y Perú.

VENTAJAS PARA EL HOSTELERO
Lo que si ha quedado claro por parte de las empresas que ha contactado Bar Business, es que todas ellas creen en las grandes ventajas que las conservas vegetales ofrecen al hostelero, unas opiniones que describen a estos productos como imprescindibles dentro de cualquier negocio de este tipo. Desde el Grupo IAN, por ejemplo, destacan como ventaja que “las conservas vegetales son una solución muy versátil debido a la amplia oferta de productos disponibles en el mercado, que sólo precisan del aderezo adecuado a los gustos del consumidor.

Leer el artículo completo en la revista