El sonido que producen al chocar dos copas cuando brindamos casi siempre está relacionado con una buena noticia, ya sea un acontecimiento familiar o laboral; miles de anécdotas acompañan esta agradable melodía, que es además un ritual de suerte. La celebración de este gesto casi siempre ocurre fuera de casa, ya sea en un lujoso salón o en un bar al doblar la esquina de nuestra calle, da lo mismo. Esta cuestión es algo que siempre han tenido en cuenta los hosteleros, y que cada día valoran más, ya que se interesan por poder ofrecer a sus clientes la cristalería perfecta para cada ocasión. Un detalle que lo dice todo de un local y que influye incluso en la forma de degustar las bebidas. Así lo confirman por ejemplo desde Bormioli Rocco: “la cristalería adecuada para cada producto es básica. Hoy en día el mercado hostelero se está volviendo cada vez más profesional y nos demanda que sigamos innovando y presentando productos específicos para su mercado”. Unas declaraciones parecidas son las pronunciadas por Dkristal: “la cristalería es un factor irrenunciable en la ecuación del perfecto servicio y del disfrute del cliente. Un vaso o una copa de calidad es fundamental para que la experiencia de consumo sea plenamente satisfactoria, ya que al final es el recipiente con el que el cliente va a degustar la bebida. Es el vehículo de transmisión de todas las sensaciones que un buen combinado, un buen vino o una cerveza pueden generar en el consumidor”.

TENDENCIAS EN LA ELABORACIÓN DE CRISTALERÍA
Según aumenta la demanda diferenciada de estos productos, desde las empresas se esfuerzan cada vez más por innovar y ofrecer a sus clientes diseños distintos de cristalería. Desde Bormioli Rocco aseguran que la tendencia se resume de esta forma: “el hostelero sigue siendo tradicional en cuanto a formas y colores, pero estamos viendo una tendencia hacia la introducción, por ejemplo, de vasos de colores para el agua buscando aportar algo diferente en la presentación de las mesas, mientras se mantiene la copa transparente para el vino”. Por su parte Dkristal opina que: “bajo nuestro punto de vista tres son las grandes tendencias en este momento. En primer lugar, la diferenciación como factor clave para el crecimiento. Una buena manera de diferenciarse en el canal Horeca es ofrecer un vaso o una copa de gran calidad. En segundo lugar, la personalización, ya que contar con un producto único, realizado a medida y con un diseño totalmente personalizado es una demanda cada vez más general en el sector. Y, en tercer lugar, el color, puesto que en el ámbito del diseño, el color se consolida como tendencia. Colorear parte del vaso o copa es cada vez más habitual y se entiende como una manera rápida de diferenciarse del producto estándar”.

Leer el artículo completo en la revista