España es el primer productor de zumos de Europa y el cuarto del mundo. El jugo de naranja es el más consumido en nuestro país aunque cada vez gana más fuerza el multifruta y los sabores de la huerta

Los productores de zumos son conscientes de que los consumidores son cada vez más exigentes con la calidad de los productos que compran e intentan satisfacer sus necesidades tanto en cuanto a sabores como en cuanto a formatos. El secretario general de la asociación de productores Asozumos, Alfonso Mena, reconoce que el consumo de este producto ha caído en los últimos años, pero aún así España se mantiene como el cuarto mercado europeo, por detrás de Alemania, Francia y Reino Unido.

En 2016 la venta de zumos cayó un 6,28% y en 2017, la bajada ha sido del 5,1%, según explica Jaime Lecuona de la consultora Nielsen.

Sin embargo, el subcanal de la hostelería y la restauración es el que presenta un comportamiento más estable en el consumo de zumos y néctares con una rebaja de sólo el 1,6% el año pasado.

Y es que los españoles se encuentran por debajo de la media europea en la compra y consumo de los jugos por persona, siendo de 17,9 litros por persona al año, según los datos de la misma asociación.

La principal diferencia con el resto de Europa está, sin duda, en nuestra dieta mediterránea. Los españoles tienen una gran disponibilidad de frutas y hortalizas frescas en su cesta de la compra mientras que muchos de los países de la Unión Europa sustituyen parte de este consumo directo con jugos.

Sin embargo, Asozumos tiene otra teoría para explicar las caídas que viene sufriendo el sector y es el desconocimiento que muchas veces tiene el consumidor final sobre las ventajas nutricionales, los valores del zumo de frutas y si contiene o no azúcares añadidos.

Leer el artículo completo en la revista