Las bodegas españolas han ido acumulando premios a lo largo del año con sus mejores vinos. Aquí está un avance de algunas de las botellas más premiadas

Nadie duda de la calidad del vino español pero, en los últimos años, su prestancia e innovación se han visto reconocidas por premios nacionales pero sobre todo por internacionales que han dejado claro la evolución que está teniendo el sector.    

Algunas bodegas han visto recompensado en forma de medalla años de esfuerzo y mejoras que garantizan la calidad de sus caldos y alaban sus propuestas.

Aquí está la selección de vinos premiados divididos por bodegas.

Vinos Herederos del Marqués de Riscal

La bodega se formó en 1858. En 1862 empezó a embotellar sus primeros vinos. En 1895, fue el primer vino no francés que consiguió el Diploma de Honor de la Exposición de Burdeos, todos salidos de su finca El Palomar. Ha sido una de los impulsores de la D. O. Rueda y los precursores de los vinos de la nueva era de Rioja. En 2010, adquirió a Pernod Ricard Bodegas la marca de vino, con D.O.Ca. Rioja, Marqués de Arienzo y empezó a producir vinos de crianza y jóvenes que se unían a sus tintos y a sus blancos. En 2013, fue considerada la Mejor Bodega Europea por la revista ‘Wine Enthusiast’.

Los vinos de Marqués de Riscal están presentes en más de 110 países ya que exporta el 65% de la producción.

El vino Frank Gehry fue galardonado con 94 puntos en el ‘Wine Spectator’.

Es un vino de color cereza muy cubierto, casi opaco, sin apenas síntomas de evolución. En nariz es intenso, complejo, con notas de frutos negros maduros, balsámico y con un fondo ligeramente mineral. En boca está muy bien estructurado, con una sensación fresca y una destacable concentración de taninos pulidos que dan, en el paso de boca, una sensación cálida y untuosa, con un final de recorrido largo donde se perciben ciertas notas tostadas procedentes de la crianza en barricas de roble francés. Vino cuyo esqueleto tánico y notable acidez augura más que un buen futuro envejecimiento en botella, muy en la línea de los Riscales de principio del siglo XX.

El 150 Aniversario ha conseguido el reconocimiento de la Medalla de Oro en el ‘Decanter World Wine Awards’. Es un vino de color cereza muy oscuro. Cuenta con aroma torrefacto, balsámico, complejo, con notas especiadas de pimienta negra y canela. En boca es graso, bien estructurado, con una gran concentración tánica, redondo y con un final largo y sedoso.

Otro de sus caldos laureados ha sido el Marqués de Riscal Reserva que fue Medalla de Oro en el ’Mundus Vini’. Se trata de un vino de color cereza muy cubierto, intenso y con apenas signos de evolución. En nariz es muy expresivo con notas de regaliz, canela y pimienta negra, donde la larga crianza en madera apenas se percibe, gracias a su gran complejidad y concentración de fruta madura. En boca es fresco, con taninos pulidos muy agradables, con buena estructura pero fácil de beber. El final de boca es largo y deja unos leves recuerdos balsámicos de gran calidad.

La cata de Arienzo fue destacada con el mayor premio, Oro, en el ‘Berliner Wein Trophy Der Internationale’. Es un vino fresco, frutal con agradable entrada en boca, recordando frutos rojos entremezclados  con aromas de la madera, a coco y vainilla. Amplio en boca, persistente, y con carácter, deja clara la calidad de los frutos elaborados.

Leer el artículo completo en la revista