“LAN en tres letras” es el nuevo proyecto de enoturismo de Bodegas LAN. Un retorno a su origen en un guiño a su propio nombre es lo que esta bodega riojana, con más de cuarenta años de tradición vitivinícola, quiere plasmar en esta iniciativa

Bodegas Lan, situada en Fuenmayor, en el corazón de Rioja Alta, presenta su nuevo proyecto de enoturismo que tiene como base la esencia de las letras que componen su propio nombre: “LAN en tres letras”. El nombre de la bodega reúne a las tres provincias que forman parte de la D.O.Ca. Rioja. L -A – N, acrónimo de Logroño (hoy La Rioja), Álava y Navarra.

El recorrido empieza en la “L” de Lanciano, su viñedo emblemático ubicado en un meandro del río Ebro, y L de Leyenda, la que rodea al Puente Mantible cuyos restos descansan al pie de Viña Lanciano. Una obra colosal levantada por los romanos en el siglo II y reconstruida en tiempo de Carlomagno 500 años después. Precisamente, Viña Lanciano también da nombre a su vino homónimo, que lo vio nacer y que es el alma de LAN. Un vino que se obtiene de cepas seleccionadas de más de 30 años procedentes de la finca Viña Lanciano. La esencia de LAN se hace presente en este vino singular que rinde tributo en su etiqueta a la historia del Puente romano de  Mantible.

Por su parte la letra “A” hace referencia a la Arquitectura, la que construye LAN en su espectacular sala de crianza, formada por singulares pirámides de barricas. Su sistema de apilado, trasiega y climatización la hace única en el mundo. La “A” remite también a la arquitectura efímera de Concéntrico, el Festival Internacional de Arquitectura y Diseño de Logroño, en el que LAN participa activamente, convocando un concurso internacional del que se selecciona cada año la instalación efímera ganadora que posteriormente es construida en su finca Viña Lanciano. Y la letra “N” recuerda al visitante el número 12, que designa el depósito de descube Número 12, el favorito de sus bodegueros y que da nombre al vino LAN D-12. Y también “N” de nombres, los de todos los hombres y mujeres que mantienen vivo su legado.

Para adentrarse en esta historia, LAN propone dos experiencias enoturísticas como son La experiencia LAN en tres letras que incluye visita a la bodega y degustación de 3 vinos, acompañados de un aperitivo; y “LAN en Barrica” que propone
catar vinos con crianzas diferentes en distintos tipos de robles. Para reservas:
www.bodegaslan.com

Asimismo, tras la experiencia en la bodega, LAN acoge a sus invitados en su nuevo LAN Bar y espacio de tienda.

Leer el artículo completo en la revista