Taberna Bandido acaba de abrir sus puertas en Madrid, con una carta compuesta de platos tradicionales renovados de la mano del chef Javier Moyano. Con un acceso secreto, el local esconde un club privado donde volver a vivir la movida madrileña

Acaba de abrir sus puertas (y ventanas) en Madrid Taberna Bandido, un pequeño y acogedor local que se ha concebido como una taberna castiza que ofrece una carta compuesta de platos tradicionales renovados de la mano del chef Javier Moyano, ex jefe de cocina del Hotel Villa Magna y Primer Premio del Certamen Gastronómico de Madrid en 2016, entre otros reconocimientos.

La carta de Taberna Bandido propone embutidos ibéricos, raciones como empanadillas de rabo de toro, callos a la madrileña, conservas de la mejor calidad, calamares rellenos de butifarra negra, jarrete de cordero lechal glaseado o sopa de cebolla, gratén de parmesano y yema de huevo. Para terminar, la carta incluye postres caseros elaborados por Paco Torreblanca, reconocido como el mejor repostero del mundo, con una aportación solidaria, ya que un euro de cada uno de estos postres será donado a la fundación El sueño de Vicky.

El local cuenta con una pequeña terraza y con unas barras en las ventanas para poder disfrutar del sol de Madrid en cualquier momento y, detrás de una de sus paredes y con un acceso secreto, esconde un bar clandestino, Misericordia The Club, ubicado en una cueva con rincones de luz tenue, bolas de luces, focos de cine y hasta una cama de niño de los años 60. Un espacio que traslada al visitante a los antros de la movida madrileña hasta las 3.00 h. de la mañana entre semana y las 3.30 h. los viernes, sábados y festivos.

Leer el artículo completo en la revista