Actualmente, la joven ‘bartender’ Carolina Fernández Pineda hace gala de su arte agitando la coctelera en Sojo Ribera de Córdoba, un local que permanece abierto durante todo el día y que cuenta con diferentes ambientes. Además, desde su terraza se puede observar una vista panorámica de la ciudad andaluza mientras se disfruta, por ejemplo, de un maravilloso cóctel creado por nuestra protagonista, entre otras propuestas. Carolina comenzó su andadura por este recorrido líquido en el año 2009, cuando empezó a trabajar en un bar-cafetería de la cadena Charlotte, situada también en Córdoba. Según cuenta la propia Carolina, esta fue la primera vez que se sintió atraída por la coctelería. “En este local se servían cócteles con café, cócteles clásicos y también batidos; después de elaborar durante el periodo que estuve allí todas estas bebidas se despertó en mí la curiosidad y el interés por el oficio de barman y por experimentar con mezclas propias con los clientes a los que atendía habitualmente. Durante este periodo, el encargado de mi formación, y de la de mis compañeros, fue Alfredo Iglesias, un gran profesional con una amplia experiencia en hostelería”.
Dos años más tarde, en 2011, Carolina perfeccionó sus estudios de coctelería en la escuela Flair&Cocktails en esta misma ciudad, en la que asistió a seminarios específicos de coctelería moderna y ‘perfect serve’ de ‘gin tonics’. Asimismo, como parte práctica del curso, viajó y trabajó con los profesionales de la escuela en eventos por toda Andalucía. A partir de este momento, más confiada y con una mayor experiencia, Carolina confiesa que fue entonces cuando “me animé a participar en algunos concursos de coctelería, quedando en algunos de ellos finalista. Aunque para mí lo más importante era y es vivir esas experiencias, las cuales al fin y al cabo son la parte que mayor recompensa personal te reporta”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista