El restaurante La Parmigiana, situado en Santa Pola lleva por bandera la cocina italiana tradicional. Entre sus pastas se encuentra un amplio repertorio de la pasta fresca ‘ultracongelada’ de Surgital de la gama, Divine Creazioni, Laboratorio Tortellini e Il Pastaio del Paese

Hace 28 años que Luigi Franchini viajó desde Milán hasta Santa Pola en Alicante con su hermano Antonio para disfrutar de unas pequeñas vacaciones. Ambos, que solo contaban con 16 y 18 años, quedaron prendados del lugar y lanzaron un deseo al aire que, unos años después, se convirtió en realidad: abrir un restaurante de auténtica cocina italiana en España.           

En 1990 Luigi y Antonio inauguraron La Parmigiana y cumplieron su sueño. El último de los dos hermanos ya había abierto hacía un año un restaurante en Alemania, donde también había recibido formación, pero aquel verano en la Península seguía rondando en su cabeza y ninguno de los dos dejó que pasase de largo. La gastronomía siempre había suscitado interés en ambos y era su oportunidad.

Situado en una zona residencial, próxima a algunas de las fábricas de zapatos más famosas de España. Luigi cuenta que su clientela ya forma parte de la familia de La Parmigiana y que hasta el lugar se acercan miembros de la tercera generación. “En esta zona hay muchos constructores, políticos y, sobre todo, fabricantes de zapatos que vinieron de Elche buscando paz. Ellos adoran nuestra cocina porque conocen la gastronomía italiana por sus viajes de trabajo y llevan tanto tiempo visitándonos que ahora ya vienen sus nietos con las novias”, asegura.

La filosofía que siguen estos dos hermanos, nacidos en Milán pero con raíces sicilianas, se fundamenta en servir al comensal platos 100% italianos. Misma fórmula. Mismos productos y misma receta.

Por eso, a la hora de elegir la pasta estos dos hermanos no dudaron en contar con las pastas frescas ‘ultracongeladas’ de Surgital, distribuidas en el mercado español por Comercial CBG. “Cuando probé esta pasta me encantó y decidí incorporarla a nuestro negocio. Es la mejor del mercado”, afirma Luigi. Entre sus cualidades, el dueño de La Parmigiana destaca la autenticidad, el sabor de sus rellenos, el tamaño de los productos, que considera generoso, y la excelente relación calidad-precio.

“La clientela está encantada con la pasta y siempre resalta su sabor. También es muy fácil de cocinar y hay mucha variedad de rellenos y formatos que nos permite realizar diferentes platos”.

Los productos de Surgital que sirve el restaurante son: ‘Scrigni con burrata di Puglia’, ‘Scrigni ai funghi porcini’, ‘Giganti neri al salmone’ y ‘Tortelli mezzaluna verdi ricotta e spinaci’”.  

Con capacidad para 100 comensales en invierno y 150 verano, Luigi también destaca entre otros platos estrella de La Parmigiana los ‘risotti’, el canelón con bogavante y los pescados. “Los platos son exactamente igual a los que hacía ella”, comenta refiriéndose a su madre.

En este restaurante, en el que abunda el buen vino, donde los mariscos nadan vivos en una pecera y los techos están salpicados de frescos, trabajan cinco cocineros que llevan más de 20 años en esta gran familia. “Todos éramos muy jóvenes cuando empezamos. Ahora nuestros hijos ya han hecho las comuniones. Y aunque fue duro emprender caímos en gracia en este pueblo, que se agradece si vienes de fuera”, bromea el menor de los Franchini.

Si van a Santa Pola, no se olviden de buscar este paraíso italiano.

Leer el artículo completo en la revista