Bodegas Calar presenta su Calar del Río Mundo 2013, un vino bastante revolucionario con respecto al vino que se hace siempre en la zona, capaz de transmitir la personalidad de la finca Montachuelos. Ha madurado en barricas nuevas un año y se ha redondeado en botella durante casi tres.

Bodegas Calar presenta su tinto Calar del Río Mundo 2013, “un vino rompedor, bastante revolucionario con respecto al vino que se hace siempre en la zona”, con el que en la bodega, fundada en 2005, sienten que han llegado al lugar donde querían estar. Un vino que respeta y transmite la personalidad de la finca Montanchuelos de donde procede, en concreto de la parcela de La Umbría, a 700 metros de altura, y de terreno volcánico pedregoso.

Calar del Río Mundo 2013 ha madurado en barricas nuevas de roble francés por un periodo de un año y se ha redondeado en botella durante casi tres años.

Este Vino de la Tierra de Castilla, elaborado con uva 100% Tempranillo, es de color rojo picota, casi negro, capa alta, opaco y denso. En nariz ofrece aromas a fruta negra, ciruelas en licor, regaliz, balsámicos, ligeros tostados de madera limpia. En boca es carnoso, suave, de taninos amables y muy largo. Su intenso ‘retrogusto’ vuelve a recordar la fruta negra con tonos licorosos. Se recomienda servirlo a una temperatura de 15-17 º C y conservarlo hasta 2022.

Bodegas Calar es un proyecto de la familia Moreno Carmona. Situada en la finca Montanchuelos, una antigua Encomienda de la Orden de Calatrava, constituye un enclave inalterado con unas características diferenciales: el origen volcánico de sus suelos, los viñedos en ladera y su reducida producción la convierten en una pequeña rareza en su zona. La bodega, rodeada por 20 hectáreas de Tempranillo, dispone de todas las instalaciones necesarias para la elaboración, envejecimiento y embotellado de sus vinos.

Bajo la dirección técnica del enólogo vallisoletano José Carlos García Vega, los vinos de Bodegas Calar son la expresión de un estilo propio buscado y deseado: vinos revolucionarios en su entorno, que respetan y transmiten la personalidad de sus suelos a partir de prácticas vitivinícolas mínimamente

Leer el artículo completo en la revista