El grupo francés Pierre & Vacances estrena la temporada de nieve del Val d’Aran con su primer alojamiento Premium en la península. El Hotel Himàlaia Baqueira lo tiene todo para contentar al amante de la montaña y al huésped que busca calor y confort

Globalizar la alta montaña. De ahí eso de situar el mito de la cordillera asiática en pleno Pirineo catalán. No es cuestión de comparar paisajes y leyendas, sino de recrear en el interior de un hotel el gusto por la aventura alpina. Desde finales de noviembre, el hotel Himàlaia Baqueira reabre sus puertas para inaugurar la temporada invernal incorporado de pleno derecho a la cartera del grupo francés Pierre & Vacances. La toma de control de su gestión llevada a cabo en 2018 forma parte del plan de expansión de la compañía en Cataluña, una vez que se ha abierto además a los establecimientos de alta gama. En total, Pierre & Vacances suma 29 alojamientos Premium distribuidos principalmente en Francia, aunque cada vez más engorda su oferta en España, las Antillas e Isla Mauricio. Ha inaugurado recientemente los Apartamentos Mallorca Cecilia, el Hotel Vistamar, el Hotel Salou Beach y este Hotel Himàlaia Baqueira. Como líder del turismo vacacional en Europa, un referente desde su creación en 1967, Pierre & Vacances diversifica negocio con estos establecimientos Premium, los resorts y los apartamentos y casas. Presente en más de 260 destinos, sigue la compañía tratando de ser un destino en sí misma.   

Siendo el primer hotel Premium de Pierre & Vacances en la península, el Himalaia Baqueira se sitúa a pie de pistas de la estación para posicionarse en uno de los destinos de referencia en turismo de nieve como es Val d’Aran. La imagen responde a la de un gran refugio alpino construido en piedra, madera y pizarra. Salvo por las dimensiones, nada desentona en la arquitectura circundante de edificaciones a dos aguas. Sobre ellas y el monte nevado domina el hotel desde sus siete plantas con unas vistas despejadas al valle. Difícil rehuir el cosquilleo de calzarse unas botas de esquí y enfilar la cumbre. Esperan 157 kilómetros de pistas.

Del perfil reconocible del hotel a su interior, una clara apuesta por la calidez ambiental. Algo de relajación Om se respira en estos salones. Las luces tenues y los colores cálidos del ‘lobby bar’; la chimenea del atrio; la decoración inspirada en Nepal. Entrar y desestresarse como fin último, sin necesidad ni siquiera de asomarse por las ventanas sino de acomodarse en una especie de microcosmos confortable y de estética urbana hasta olvidarse de casi todo.

Parte de esta sensación se hace fuerte con la especialización del hotel en eventos corporativos. Su capacidad para destacar en oferta MICE es clara a través de actividades de ‘team building’, conferencias y celebraciones. El turismo vacacional tiene su lugar con servicios tan útiles como los armarios guardaesquíes o el espacio infantil, pero la empresa encuentra en el Himàlaia Baqueira un aliado para sus viajes de incentivos o sus reuniones diversas gracias a tres salas polivalentes y ocho habitaciones convertibles en salas de subcomisión. Con el aliciente, para cualquier huésped, de la organización de actividades gratuitas con guías propios, sean excursiones, caminatas bajo las estrellas o bautismo de esquí alpino. La montaña sirve para abrir la mente de empleados o familiares, lo mismo da. ‘Heliesquí’, ‘rafting’, escalada, paseos en trineo y el mencionado esquí alpino hacen de Baqueira y de este hotel una apuesta irresistible.

Leer el artículo completo en la revista