Hábitat Cigüeña Negra, situado en plena Sierra de Gata, es un templo para el buen comer y el buen descanso. Sólo a tres horas y media de Madrid, en su restaurante se disfruta de un tipo de carne que sólo se cría en esta finca

Llegando casi a la “Raya”, como llaman los extremeños a la frontera exacta con Portugal, sólo se ven olivos, encinas y robles. Al final de una carretera comarcal, en Valverde del Fresno (Cáceres), en plena Sierra de Gata, “la gran desconocida de la región de Extremadura”, como muchos de sus habitantes se refieren a su tierra, se abre un camino a la izquierda con un cartel que dice: “Hábitat Cigüeña Negra”. 

Si el conductor no confía mucho en su GPS, podría pensar que la vía da directa a un olivar, que esa pista de piedra y barro no puede llegar a ningún sitio. Sin embargo, 20 minutos después es obvio que ese camino es sólo el purgatorio que hay que pasar para llegar al paraíso.

Este hotel rural de cuatro estrellas, puro lujo, silencio y armonía, aparece escondido entre árboles y pastos como una composición de madera, granito y cristal que no desentona ni un ápice con el entorno, como si no quisiera molestar ni hacer ruido. 

Antes de llegar a la puerta principal, toda acristalada para dar continuidad al paisaje, lo primero que se ve es a una de las protagonistas de esta experiencia: las vacas de la finca que dan una carne única y muy exclusiva que sólo se puede probar en tres o cuatro sitios de Ibiza y en la Sierra de Gata.

Pero ¿cómo es posible que una carne única que se cría en Extremadura sólo se venda en Ibiza y en el restaurante del Hábitat Cigüeña Negra? La explicación a todo este complejo de ensueño, y a la pregunta, la tiene la propia familia Roselló, los propietarios del hotel.

Según cuenta Marga Roselló, la directora e hija del propietario, las vacas tienen la culpa de todo. Su padre, carnicero de toda la vida y responsable de las famosas Carnicerías March en Ibiza, abiertas desde el año 1965, llegó a la Sierra de Gata en el 2007 en busca de la mejor carne que pudiera vender en su negocio isleño. 

Leer el artículo completo en la revista