Se ha hecho de rogar pero Barcelona ya tiene su hotel Edition, marca con la que Ian Schrager y Marriott despliegan una nueva ola de hoteles ‘chic’ y sofisticados por todo el mundo. Edition Barcelona tiene ‘rooftop’, varias coctelerías y restaurantes, y hasta un club nocturno

Bienvenidos al imperio, presidido por su emperador, el empresario Ian Schrager, convertido en personaje icónico de una época -la del Studio 54, del que fue fundador- y de una manera de entender la hotelería, la de los hoteles teatro y ‘boutique’ (Delano y Mondrian), diseñados en los años noventa por Philippe Starck como resorts urbanos para las capitales del mundo. Su última marca de éxito, Edition, tiene un poco de todo lo que Schrager ha ido dejando en su trayectoria -su carisma, por ejemplo- pero asociada al alcance global de Marriott. Los hoteles Edition (Nueva York, Londres, Miami Beach, Shanghái, Sanya…) son sofisticados, íntimos, ideados para un estilo de vida actual que se refleja en su estética, digamos, discreta. Este pasado verano, Edition abrió por fin en Barcelona, destino natural de su plan de expansión, un hotel que tal vez sea el más sobrio de todos. Aunque encierre momentos de auténtica disipación epicúrea.   

“Estoy orgulloso de promover la expansión global de la marca con este proyecto increíblemente emocionante en Barcelona”, comentó Schrager, sin dejar de corroborar que “la ciudad representa un gran epicentro cultural de Europa, por lo que es la localización ideal para el más reciente Edition del continente”. Barcelona es, además, la primera ciudad en el mundo en obtener la acreditación Biosfera de la Unesco como destino turístico sostenible. Encaja, por tanto, con la iniciativa Stay Plastic Free de la marca Edition, con la que se presta a inspirar a otros hoteles, marcas y propiedades en la prohibición del uso del plástico de un solo uso.

El hotel Edition Barcelona elige el Born como barrio, frente al vistoso Mercat de Santa Caterina. Un edificio esquinero, obsoleto e infrautilizado fue transformado por el estudio Office of Architecture de Carlos Ferrater en un ‘monumento’ contemporáneo, muy llamativo para el transeúnte. Su fachada, un cubo casi negro, se convierte en un espejo de la arquitectura gótica y vecina gracias al juego geométrico de ventanales salientes que la recorre por entero. La personalidad propiamente Edition hay que encontrarla dentro, bajo la dirección creativa del propio Schrager pero con la mano del interiorista Lázaro Rosa-Violán, otro experto en la materia. Aunque el ambiente, ese algo más intangible, se debate entre lo profesional y lo hedonista, entre el trabajo y lo lúdico, el lujo y el ‘lifestyle’.

Un detalle que también se impone nada más entrar al hotel es su olor. Porque los hoteles huelen y definen una invitación. El Edition Barcelona invita a dejarse llevar, a deambular por sus pequeñas dimensiones en cuanto se cruza un ‘lobby’ al más puro estilo conceptual de Ian Schrager. El que llega se encuentra el doble mostrador de bienvenida, de mármol negro y madera de nogal, como si fuera una escultura abstracta a juego con paredes y suelo. El vestíbulo, presidido por una lámpara azul de techo de Eric Smith, se abre en dos alturas. Arriba, la galería que oculta uno de los secretos. En la planta baja, entre otras piezas, una selección de mobiliario clásico diseñado por Salvador Dalí y Antonio Gaudí. Ese es el poderío con que se presenta el hotel, nada de andar por casa.

Leer el artículo completo en la revista