La Organización Mundial del Turismo ha cerrado el año con el mayor crecimiento desde 2010. Europa y África son las zonas que han experimentado una subida mayor. España incrementó en un 9% el número de turistas. Las perspectivas para 2018 siguen hablando de crecimiento

El ejercicio 2017 ha sido el mejor año turístico de los últimos siete, según los datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT). Desde 2010, no se veía un incremento superior al 4 ó 5%, lo que supone un fuerte empujón que los responsables internacionales esperan que sirva para mejorar las perspectivas de 2018.   

En total, el año que ha cerrado este diciembre, registró la llegada de 1.322 millones de turistas internacionales, lo que supuso un incremento del 7%, según el último Barómetro OMT del Turismo Mundial, que se realiza en función de los datos de pernoctas que van comunicando los distintos destinos nacionales.

Las cifras globales han dejado atrás las previsiones iniciales que fijaban una subida del 4 ó del 5%, como había venido ocurriendo desde el año 2010, pero en ningún caso esperaban llegar al 7%.

Por continentes, las mayores subidas se produjeron en Europa y en África, aunque con datos absolutos muy diferentes. En el caso del Viejo Continente, el número de turistas que pernoctaron durante el año pasado creció un 8%, sobre todo por el empuje de los destinos del Mediterráneo.

De hecho, España fue elegida para pasar unas vacaciones por un 9% más de turistas lo que la elevó al segundo país con mayor número de visitantes en 2017 detrás de Francia y gracias a la caída de EE. UU., que sigue estancándose en sus números de 2016.

En el caso africano, el turismo ha sido mejorando mes a mes durante todo el ejercicio consolidando la tendencia alcista del año 2016.

Asia y Pacífico también recibieron un 5% más de visitantes; lo mismo que Oriente Medio, pese a los factores de desestabilización del área que impiden un desarrollo más normalizado de las actividades turísticas, como los conflictos que sufren algunos de los países.

El continente que menos creció fue América, que sólo registró un 3% más de turistas durante 2017.

«Los viajes internacionales siguen creciendo con fuerza, consolidando al sector turístico como un motor clave del desarrollo económico mundial. Como tercer sector exportador del mundo, el turismo es esencial para la creación de empleo y la prosperidad de las comunidades de todo el mundo», advierte el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, tras el cierre del año.

Acercando más la lupa a los destinos que han sido los preferidos por los turistas, los datos remarcan que se ha producido un crecimiento sostenido en muchos lugares pero sobre todo se han recuperado algunos países que en años anteriores sufrieron fuertes caídas por crisis políticas y económicas.

Concretamente, a Europa llegaron en 2017, más de 671 millones de turistas. El crecimiento fue mucho mayor en la Europa Meridional y Mediterránea, donde se cerró el año con un 13% más de visitantes que en 2016.

Los países de Europa Occidental mejoraron sus datos en un 7% mientras que los menos ‘agraciados’ con esta burbuja turística, y no se pueden quejar por la consolidación que supone, han sido los países de Europa Central y los del Este, donde la subida fue del 5% en ambas áreas.

Leer el artículo completo en la revista