La enseña ofrece una exitosa propuesta de ‘sushi’ fusión hecha al momento, con excelente relación calidad-precio y bajo el formato ‘delivery’ y ‘take away’, diseñada para que sus productos estén en condiciones óptimas en el momento del consumo. Un concepto nacido en Barcelona y que ha llegado a Madrid

Con la bonita misión de hacer soñar al consumidor con su alma viajera y sus propuestas gastronómicas que irradian aromas y sabores del mundo, Quim Mas y Martín Puppo, dos apasionados de la gastronomía, los viajes y la cultura asiática fundaron TEIKIT. De esto hace ya nueve años, y cada día el nombre de TEIKIT suena con más fuerza, no solo en la Ciudad Condal -donde vio la luz y donde se cuentan ya siete locales de la enseña-, sino también en la capital española donde se empieza a escuchar su eco tras la reciente aparición en la ciudad dispuesto a conquistar el segmento del ‘sushi’ creativo con dos locales en ubicaciones estratégicas como son Chamberí (C/ Santa Engracia, 130) y el Barrio de Salamanca (C/ General Pardiñas, 32), ofreciendo entregas en radio de la M-30.

Después de recorrer medio mundo estudiando y disfrutando de la gastronomía local de los distintos países, los creadores de la firma decidieron traer los mejores sabores a España y fusionarlos con la gastronomía japonesa para poder ofrecer, así, un auténtico viaje gastronómico sin salir de casa, a través de un concepto único y 100% enfocado al ‘delivery’ y ‘take away’. Tras el éxito de sus primeras aperturas en Barcelona, en 2019 Jordi Creixell se incorporó al equipo como socio y CEO de la compañía para centrarse en hacer llegar esta propuesta de “Creative Sushi Fusion”, a millones de amantes del ‘sushi’ por toda la geografía española.

TEIKIT, que ofrece un concepto único de ‘sushi fusión’ hecho al momento y específicamente diseñado para que sus productos estén en condiciones óptimas en el momento del consumo ya sea una vez recogido en el local o entregado a domicilio, cuenta con una propuesta gastronómica muy singular y de excelente relación calidad-precio distinguida por su carácter divertido, la calidad de los ingredientes, la creatividad con la que se combinan y la explosión de sabores que provocan en el paladar. La originalidad de las recetas de TEIKIT imprime el talante diferenciador al ‘sushi’ que ofrecen, dado que su filosofía se basa en el lema “travel-try-transform”. Un mantra que es también un estilo de vida para sus fundadores y que les lleva a viajar constantemente seleccionando los mejores sabores de las cocinas de todo el mundo. De hecho, el TEIKIT LAB, su laboratorio de experimentación, funciona todos los días del año investigando y desarrollando nuevos productos, técnicas y combinaciones.

En su propuesta culinaria, los ‘rolls’ son su especialidad. Todo un espectáculo de colores y texturas, con diferentes rellenos, ‘toppings’ y salsas creadas ‘ad hoc’ por el propio equipo de TEIKIT. Presentan combinaciones explosivas con el salmón o el atún como base y otras tan sorprendentes como, por ejemplo, el roll Paris, que lleva ‘foie mi-cuit’ y manzana horneada y va envuelto en crujiente de ‘panko’ con reducción de Pedro Ximénez y flor de sal o el roll Buenos Aires, con carne de ternera flambeada con romero, rúcula y cebolla morada, envuelto en ‘panko’ y con salsa chimichurri. También, y para abrir boca, tienen ‘baos’ deliciosos, ‘edamame’, ‘giozas’ de pollo o de verduras, ‘tartar’ de salmón y hasta fideos salteados al estilo ‘yakisoba’ con verduras y pollo marinado. Mención aparte merecen sus postres como el ‘Lemon Pie’, el ‘Carrot Cake’ o los ‘Mochis de Oreo’ de té verde o frambuesa.

A su vez hay que destacar que el arroz, como base del ‘sushi’, es uno de los elementos clave y, en el caso de TEIKIT, lo producen a diario al más puro estilo japonés lavándolo hasta cuatro veces y respetando sus 15 minutos de tiempo de reposo después de cada cocción. Finalmente, y para que adquiera la consistencia y el sabor adecuado, se marina con vinagre de arroz de elaboración propia, lo que permite que combine a la perfección con el resto de ingredientes. Además, el arroz se elabora contando con que pasarán 45 minutos aproximadamente hasta su momento de consumo, pues esta es la media de tiempo que transcurre entre que un cliente recoge en uno de sus locales su pedido hasta que lo consume o, en el caso de envíos, el tiempo estimado de entrega. Por eso también, su ‘packaging’ incluye ‘safety packs’ pensados y testeados específicamente para garantizar entregas sin sorpresas.

Leer el artículo completo en la revista