Pocas letras para definir una gran palabra: la ética. Sin ella nada tiene razón de ser. De ética se construye el tejido empresarial de illycaffè, que desarrolla un único y claro objetivo como es el de mejorar la calidad de vida creando valor para todos los interlocutores en la cadena productiva, empezando por los cultivadores de café hasta terminar con la degustación de una taza de café por parte de los consumidores. De hecho, calidad y sostenibilidad son un binomio inseparable para esta empresa italiana, porque un producto excelente solo puede ser sostenible. Un argumento esencial, al que la compañía ha querido dedicar estas páginas ahondando en su comunicación.
Pero, ¿qué es la sostenibilidad en términos concretos? Las acciones de illycaffè se extienden a las tres vertientes de este concepto: económica, social y medioambiental.
La sostenibilidad económica se persigue con la creación de valor para todos los interlocutores, como decíamos anteriormente. La acepción social se basa en el concepto de crecimiento individual y de autorrealización. Y, la vertiente medioambiental, se construye sobre el respeto hacia el planeta, por ejemplo a través de la utilización de embalajes reciclables y de prácticas de bajo impacto. En definitiva, el desarrollo sostenible para illycaffè se traduce en un equilibrio continuo entre mejora e innovación, y responsabilidad hacia las personas y el Medio Ambiente.
Una filosofía que ha llevado a illycaffè a conseguir por parte de DNV (Det Nosrske Veritas) la certificación ‘Responsible Supply Chain Process’, que garantiza la capacidad de la empresa de adoptar un enfoque sostenible en los procesos y en las relaciones con las partes implicadas a través de toda la cadena de producción, en especial en la cadena de abastecimiento. Un modelo innovador que otorga un rol crucial a la calidad y a la creación de valor.
La calidad es la guía de esta empresa, por eso, con el fin de obtener el mejor café que la naturaleza pueda dar, no sólo busca el café Arábica más preciado en las tierras donde crece este producto, sino que establece una relación directa, individual y duradera con los cultivadores.

 

 

Leer el artículo completo en la revista