En Da Antonio Ristorante Pizzeria se puede degustar una cocina siciliana auténtica elaborada con productos frescos y de calidad como las pastas frescas ultracongeladas de Surgital de sus gamas Divine Creazioni y Laboratorio Tortellini. Además se puede disfrutar de algunos platos típicos del norte de Italia

Antonio Porcaro está enamorado de su profesión. Desde su infancia, el mundo de la hostelería ha sido su ‘habitat’ y, como era de esperar, su corazón anidó en ese terreno y fue creciendo y haciéndose más fuerte e intenso con el pasar de los años, y alimentándose de la experiencia adquirida a lo largo y ancho del planeta.           

“Llevo trabajando 35 años como hostelero y he desarrollado mi carrera profesional en 30 países en el mundo, en Europa, Estados Unidos y Sudamérica”, afirma.

La cocina italiana y mediterránea en general han sido siempre el estandarte de Antonio. Su origen siciliano, nacido en la histórica ciudad de Catania, ya de le otorga del por sí un pase para saber que en su restaurante homónimo se degusta una auténtica cocina del país transalpino y, particularmente, de su región natal.

Este siciliano se mueve como pez en el agua en la cocina. Los fogones son la razón de ser de su quehacer diario y el producto fresco la de sus creaciones culinarias.

Nuestro país ha sido uno de los destinos incluidos en la agenda de Antonio. A él llegó hace dos décadas y se instaló en la Ciudad Condal. Vino guiado por el amor hacia la madre de su hijo, como me comenta, y aquí también dio rienda suelta a su otra pasión como es la cocina.

“En Barcelona, en el año 1999, monté mi primer restaurante, Sapor d’Italia, el cual vendí hace un par de años. Después adquirí el actual, Da Antonio Ristorante Pizzeria, situado en la calle Beethoven, en Sarrià, un barrio de nivel alto de la ciudad, en el que continuo haciendo ese tipo de cocina con producto fresco, sobre todo pasta fresca y ‘pizza’ al horno de leña y con una masa fermentada durante 48 horas, pero revisionando la tradición con propuestas de nuevos platos y más elaborados con recetas de carne y pescado crudo como ‘tartares’ o ‘carpaccios’, platos de carne a baja temperatura, además de realizar diferentes presentaciones de los platos”, argumenta su anfitrión, que asimismo añade: “Trabajamos con productos de altísima calidad, ofreciendo productos más ‘gourmet’ respecto a la tradición”.

Platos del norte de Italia también elaboran sus manos como un ‘vitel tonné’ por ejemplo, como indica. Pero su adorada Sicilia se deja sentir, con unos buenos ‘Penne alla norma’, “que es un plato típico de tomate fresco, berenjenas, ‘ricotta’ salada y albahaca, unos ‘Paccheri alla boscaiola’, con una salsa de champiñones, jamón, bacón, nata y tomate, unas sardinas empanadas rellenas y fritas que se llaman ‘Beccafico’, o el clásico ‘Arancino’, que es una bolita de arroz con carne, guisante, Parmigiano Reggiano y ‘mozzarella’”, destaca.

Una innovación en su cocina que se completa también con la pasta fresca ultracongelada de Surgital que propone en el local, tanto en la carta como en las sugerencias del chef. “Cada semana sacamos una pasta diferente  como sugerencia acompañada de una salsa distinta, como la de trufa, setas, cigalas, nueces, ‘stracciatella di burrata’, o crema de tomate”, detalla el dueño del restaurante.

Antonio trabaja con la pasta fresca ultracongelada de Surgital desde el minuto uno de la apertura del primer restaurante y de esto hace ya casi veinte años, la cual se la suministra Comercial CBG.

Leer el artículo completo en la revista