Las patatas fritas y los frutos secos siguen siendo los ‘snacks’ preferidos en hostelería, aunque algunas novedades como las frutas y verduras desecadas o extrusionados con base de legumbres comienzan a hacerse un hueco relevante

El momento del aperitivo es uno de los más apreciados por los españoles para compartir momentos con amigos o familiares, principalmente por la tarde y por placer. Es al menos lo que se desprende de un estudio que realizó en 2016 la consultora Nielsen para la Asociación de Fabricantes de Aperitivos (AFAP) con el fin de “conocer en detalle el rol que los aperitivos desempeñan en la actualidad dentro de la alimentación de los españoles, como base para orientar adecuadamente las acciones de información y sensibilización al consumidor y adaptar las propuestas a sus necesidades de consumo”. En primer lugar, esta asociación cataloga los ‘snacks’ de aperitivo en las siguientes familias de grupos: patatas fritas, frutos secos, dentro de los cuales incluye frutos secos (almendras, avellanas o nueces), semillas (de girasol o calabaza), frutas desecadas (uvas pasas, dátiles, higos secos, etc.) y resto de aperitivos, como son aquellos elaborados a base de cereales como maíz, trigo, arroz o centeno (por ejemplo, palomitas de maíz, tortillas, ‘chips’, tortitas o aperitivos fritos y extrusionados). Con esta descripción y atendiendo al estudio desarrollado por Nielsen, el consumo de aperitivos fuera del hogar (ya sea en hostelería, donde ocurre mayoritariamente, o en la calle) alcanza el 58% para las patatas fritas, el 47% para los frutos secos y un 45% para el resto de aperitivos. Y cuando el consumo ocurre fuera del hogar, los frutos secos son los que se consumen con mayor frecuencia, 1,9 veces por semana. Quienes más lo consumen son los que pertenecen a la llamada Generación Silenciosa (más de 55 años) con una media semanal de 3,4 ocasiones, y quienes menos, la Generación Z (entre 18 y 24 años), con una media de 2,2 veces por semana.

Todas las empresas consultadas por Bar Business coinciden, asimismo, en que el momento de consumo preferido por los consumidores es el ocio, el tiempo para compartir con familia o amigos, momentos en los cuales se socializa. En muchos casos son los propios hosteleros quienes ofrecen como cortesía a sus clientes algunos de estos ‘snacks’ con sus consumiciones. “El tipo de producto que más demandan los hosteleros son formatos grandes” comentan desde Arluy, empresa que fabrica las galletas saladas y productos de aperitivo con la marca Rio, ya que “los ponen de picoteo gratuito para el consumidor”. Para Facundo Blanco, quienes comercializan productos con la marca Facundo, los hosteleros demandan “tanto frutos secos como aperitivos”, entre los cuales “encajan muy bien las patatas fritas y ‘snacks’”, aseguran. Desde Aperitivos Flaper también añaden a estas demandas sus patatas, delicias de la huerta y las cortezas como los productos más vendidos, aunque sus cócteles de frutos secos son también productos muy demandados. Lidia de la Hija, directora comercial de Patatas Fritas La Azucena, empresa que fabrica y vende bajo el nombre homónimo, apunta que el producto más consumido sigue siendo la patata frita “aunque  muchos locales optan por ponerla junto con otros aperitivos, como frutos secos”, solas o como tapa preparada por ellos mismos, señala. Otra de las tendencias de consumo que han detectado desde La Azucena, es el aumento del consumo de ‘gin tonics’ y eso, al mismo tiempo ha traído consigo el cuidado de todo lo que gire en torno a esta copa, “demandando desde gominolas más selectas o frutos específicos para acompañar, incluso algunas frutas deshidratadas para meter dentro. Todo este mercado está en auge y con más extensión a muchos locales”.

Leer el artículo completo en la revista