El establecimiento Trattopizza Piccoloso en Canet de Mar (Barcelona) ofrece auténtica comida casera italiana. Entre sus pastas se encuentran diferentes referencias de la pasta fresca ultracongelada de Surgital de algunas de sus gamas de producto

El secreto del éxito de Trattopizza Piccoloso reside en el amor y la empatía con la que Mireia Sánchez y Lucio Marangio tratan a sus clientes. Hace ya siete años este matrimonio, que residía en Italia junto a la familia de Lucio y su hijo pequeño Pau, decidió pegar un giro a sus vidas y trasladarse a España para cumplir su sueño de abrir un local. El lugar elegido fue Canet de Mar, en Barcelona. Allí residía la familia de Mireia desde hacía poco tiempo. Sus padres eligieron ese enclave para descansar de la ciudad y poder disfrutar del sol y la playa. “Una de las veces que vine a pasar unos días con Pau para que viese a sus abuelos se me ocurrió la idea, llamé a Lucio y nos trasladamos al poco tiempo”, recuerda Sánchez.          

El espíritu con el que abrieron el local se basó y se basa en ofrecer la pasión con la que ellos viven la gastronomía. “Buscábamos abrir un sitio acogedor, donde se coma bien, a buen precio y te acojan con una sonrisa”, cuenta Mireia. Ambos ya habían trabajado en la hostelería. A Lucio le encantaba ser cocinero y ella adoraba el trato con los clientes. Con esta fórmula consiguieron una clientela fiel que en muchos casos vuelve dos o tres veces por semana, tanto en invierno como en verano ya que disponen de una agradable terraza en el exterior.

La línea gastronómica que sus dueños han implantado en este local consiste en partir de una base de productos italianos e ir introduciendo poquito a poco otros típicos del lugar en el que se encuentran. “No hacemos lo que nos gustaría a nosotros, sino lo que más le gusta al cliente. Le vamos mostrando productos italianos que no se conocen aquí, contrastamos si los acepta… Italia y España son dos países mediterráneos con similitudes, pero también con muchas diferencias”, detalla Sánchez.

Trattopizza Piccoloso le debe su nombre al hijo de ambos, Pau. Mireia explica que cuando era muy pequeño y quería meter la mano en los enchufes, ellos, que le hablan también en italiano, le decían que “eso era pericoloso”, peligroso en español, de la deformación de esta palabra italiana cuando la pronunciaba Pau nació la idea. Que Piccoloso fuese precedido de la palabra Trattopizza se debe a que este restaurante quería ofrecer comida casera y de calidad, como las típicas trattorias italianas, pero a la vez que los clientes no pensasen que allí solo se servían ‘pizzas’.

La cocina que se sirve en este local se basa en las raíces toscanas de Lucio. Disponen de una amplia oferta de entrantes donde se tienen en cuenta la comida vegana y vegetariana. Una parte muy importante de pasta, donde las protagonistas son las pastas frescas ultrancongeladas de Surgital, además de ensaladas, carnes, pescados y otras decenas de platos que cambian cada seis meses. “Al principio teníamos la intención de hacer nuestra propia pasta, pero teníamos mucho trabajo y era imposible, entonces nos tiramos a lo mejor que podía haber en el mercado que era la pasta de Surgital”, afirma Marangio. El cocinero sostiene que ya conocía esta pasta y había trabajado con ella en Italia, así que para él no fue una decisión a ciegas. “La gente valora mucho la calidad y yo ya había trabajado con esta marca, la iba buscando. En muchos restaurantes buscan hacer caja muy rápido y no les importa la calidad de sus productos, pero nosotros intentamos ajustar precios sin que esto se note. Con esta pasta lo hemos conseguido”, añade. Entre los formatos de pasta fresca ultracongelada de Surgital que utilizan, aunque en un breve espacio de tiempo añadirán más, se encuentran: los ‘tortellacci ricota e spinaci’, ‘raviolacci ai funghi porcini’, ‘fiocchi formaggio e pere’ de la gama Laboratorio Tortellini y los ‘ravioli alla carne’ de la gama Pastasí.

Leer el artículo completo en la revista