Los restaurantes Apartaco y La Cuchara presentan el primer ‘brunch’ venezolano de la capital: carne mechada, revuelto de huevo, frijoles negros con nata venezolana, tajadas, queso blanco, aguacate y arepitas

El chef Leo Araujo se ha consolidado como el único chef que sirve gastronomía tradicional 100% venezolana en Madrid al incorporar un ‘brunch’ puramente venezolano a la carta de sus dos restaurantes: Apartaco y La Cuchara.

Se trata de un plato rico y lleno de sabores de la tierra que abarca: carne mechada, revuelto de huevo, frijoles negros con nata venezolana, tajadas, queso blanco, aguacate y dos arepitas. El brunch incluye café y una bebida: agua, refresco o zumo a elegir entre maracuyá, tamarindo, palelón y guanábana.

Apartaco además incorpora nuevos platos, postres y bebidas a su carta, como el ‘Queso llaneo a la plancha con nata criolla y mini arepitas fritas’, la ‘Tabla llanera’ (200 gramos de punta trasera, medio pollo a la brasa, yuca frita, chorizo, morcilla, butifarra, guasacaca y arepitas con nata), el ‘Pastel de chucho’ (un timbal de cazón con base de plátano macho maduro, queso y salsa papelón) y el ‘Patacón’ (un tostón con cama de lechuga, bacón, huevo y salsa tártara maracucha). Entre las bebidas destacan la Sangría tropical, a base de mango, lima, naranja, manzana, vino tinto, ron, triple seco y gaseosa, la Sangría blanca (zumo de limón, frutas tropicales, vino blanco y jarabe de goma), el Paperón (papelón con limón y ron) y la Guarapita, a base de zumo de maracuyá, granadina y ron blanco.

Con la apertura de Apartaco hace un año y tras ocho al mando de La Cuchara, Leo Araujo lleva años ofreciendo una cocina inspirada en recetas de sus abuelas e, incluso, platos del recetario venezolano que no se sirven hoy en día. Los productos con los que trabaja el chef son propios de Venezuela y las frutas y verduras que emplea para sus platos vienen de Ecuador y Bolivia.

También a través de la decoración y el diseño, de la mano del arquitecto venezolano José Betancourt, Apartaco y La Cuchara transmiten la esencia del país en cada rincón.

Leer el artículo completo en la revista