Los profesionales de la hostelería y la restauración ocupan cada vez más tiempo en marcar tendencias en el interiorismo de sus locales: suelos de madera, el blanco y el negro o una iluminación muy medida son los últimos ‘top’ en decoración en el sector Horeca

Los negocios de hostelería y restauración han apostado decididamente por dar una imagen que les haga diferenciarse y remarque el concepto del tipo de local que quieren ser. De hecho, eso es casi lo primero por lo que apuestan cuando deciden abrir un nuevo espacio o renovarlo. Y ahí tienen un papel clave los interioristas que se han especializado en ayudar en esta misión con conceptos como distribución de metros, iluminación, colores o materiales que logran crear el restaurante o el hotel que los propietarios tienen en la cabeza más allá del aspecto gastronómico o la bodega de bebidas.

Los estudios de diseño también han empezado a familiarizarse con aspectos tan propios del sector Horeca como la cocina, los asientos o las mesas a la hora de dibujar distintas zonas que más que metros cuadrados en los que se acumulan motivos decorativos se están convirtiendo en experiencias únicas.

El interiorista Juan Luis Medina, del estudio Madrid in Love, lo tiene claro: ahora lo más importante es el concepto. “Ha habido una masificación de restaurantes y hoteles en los que primaba mucho el diseño y el concepto se quedaba atrás. Ahora el concepto es lo más importante. En él basamos el diseño y somos capaces de dar soluciones a los aspectos que nos plantean. No se trata de decorar por decorar, lo bonito por lo bonito, sino de pensar en la utilidad y en el diseño”, asegura.

De la misma opinión es Alejandra Pombo quien asegura que en los últimos encargos que le han puesto sobre la mesa de su estudio ya no se busca una tendencia en concreto sino que “se busca la identidad del local partiendo de un concepto para que el interiorismo y la decoración acompañen a la experiencia que quiere transmitirse al cliente”, aclara.

A partir de este cambio en la forma de expresar el nuevo dibujo del local han surgido muchos más aspectos que tienen que ser importantes a la hora de decidir cómo debe ser el nuevo restaurante, hostal, hotel o bar.

“En hostelería y restauración se habla de múltiples experiencias, de espacios donde pasan cosas, de compartir tanto en el sitio como en redes sociales. Se habla también de nuevas tecnologías, de efectos Wow y hasta de espacios ‘instagrameables’. Al final, todo tiene que ser una respuesta a las nuevas necesidades de vivir espacios que han dejado de ser meros sitios para comer o dormir”, aseguran Ricard Trenchs y Sandra Tarruella, del despacho Tarruella Trenchs Studio.

Estos interioristas resaltan que en estos tiempos no hay una tendencia estética clara sino que los locales del sector Horeca se han convertido “en un terreno muy fértil donde experimentar, porque la gente está abierta a ello”. Lo que ha provocado que se puedan realizar “múltiples respuestas y crear muchos ambientes y acciones dentro de un mismo espacio, con interiores abundantes y ricos, en lo que algunos llaman maximalismo”.

Los profesionales reconocen que los restauradores y los hosteleros están cada vez más involucrados en apostar por un diseño que sorprenda y que aporte valor añadido a sus negocios.

“El mundo de la hostelería y restauración se está moviendo a una velocidad muy rápida donde se plantean nuevos paradigmas y soluciones. La competencia hace pensar en nuevas estrategias de negocio que rentabilicen sus inversiones porque la gente busca experiencias en lugar de servicios y esto está trasladando al interiorismo hacia estos nuevos retos”, explican Trenchs y Tarruella. De hecho, los interioristas aseguran que hay una palabra mágica en muchos de sus proyectos: versatilidad. “Pero querer aprovechar al máximo su rentabilidad hace que el mayor reto del diseño sea también crear una identidad en espacios donde pasan muchas cosas”, añaden.

Leer el artículo completo en la revista