El sector panadero acusa pérdidas y las empresas se reinventan para apoyar a los hosteleros, apostando por la digitalización y los productos ‘on the go’

La pandemia provocada por el coronavirus sigue teniendo un fuerte impacto en la hostelería. En un país donde este sector tiene un peso fundamental, las empresas que trabajan estrechamente con negocios hosteleros han tenido que adaptarse a las circunstancias, para seguir mostrando su apoyo en un tiempo incierto. Este es el caso de los fabricantes de panes para restauración, que han continuado con su actividad a pesar de las dificultades como los cierres de la hostelería, las restricciones de movilidad o la casi ausencia de visitantes extranjeros. “Hay mucha tensión, porque muchos establecimientos están cerrando, otros muchos no saben si van a cerrar y casi todos ellos no saben si alguien les va a ayudar”, admite Felipe Ruano, presidente de la Asociación Española de la Industria de la Panadería, Bollería y Pastelería (ASEMAC) y añade: “los proveedores podemos ayudar en parte, pero no es comparable al recibo cada mes de alquiler, personal, teléfono, impuestos… No sabemos cómo va a resucitar el sector de la hostelería y la restauración hasta que, por una parte, se recupere el turismo y, por otra, vuelva la libertad de movimiento entre las personas, ya sea por la seguridad que pueda traer una vacuna u otro procedimiento seguro”. 

La sensación de incertidumbre la comparten la mayoría de empresas contactadas por Bar Business. Para Paula Gallardo, responsable de ‘marketing’ en Mondat Baker, se presentan diferentes casuísticas durante los próximos meses, como “continuar dando un óptimo servicio al canal de hostelería, siendo totalmente desconocido el escenario en el que nos encontramos, tanto por las nuevas medidas como por las diferentes tendencias del consumidor. La situación actual y el aumento de las diferentes materias primas dificulta que no se produzca una subida de precios”. Su empresa, por ejemplo, ha seguido apoyando a sus clientes suministrando todas sus referencias y ofreciéndoles una mayor adaptabilidad durante los meses de incertidumbre. Otras, como Lantmännen Unibake, han tratado de adaptar su oferta a productos que encajen con la demanda ‘online’ y lanzado nuevos formatos de productos envasados individualmente para favorecer la demanda ‘on the go’ y ajustarse a la necesidad sanitaria, haciéndolos más higiénicos y seguros. Borja Moncada, ‘country manager’ de Lantmännen Unibake Iberia, cree que ahora el mayor desafío es ayudar a recuperar la hostelería y adaptarse a un consumidor final más exigente que valora especialmente la calidad, la sostenibilidad y los productos saludables, y confía en recuperar los niveles de consumo en este canal a medio plazo. 

Leer el artículo completo en la revista