El icónico Ramses sigue sorprendiendo al público madrileño con el nuevo proyecto gastronómico firmado por el triestrellado cocinero vasco Juan Mari Arzak. Para adaptar la ambientación de los espacios a esta nueva etapa ha contado de nuevo con la creatividad del prestigioso interiorista francés Philippe Starck

Con sus más de 2.000 m2 distribuidos en dos restaurantes, un jardín japonés y varios salones destinados a eventos, Ramses, ubicado en la madrileña Puerta de Alcalá, se ha convertido en un referente de la alta restauración a nivel internacional. Ahora, presenta Ramses with Arzak Instructions, un proyecto a largo plazo que alcanza a todos los espacios gastronómicos del establecimiento (Restaurante, Salón y Terraza), así como a la parte de eventos. Constituida en 2009, Arzak Instructions es la firma a través de la cual se realiza la asesoría a medida que ofrece el triestrellado cocinero vasco Juan Mari Arzak, su hija Elena y sus tres hombres de confianza en El Laboratorio del restaurante donostiarra homónimo: Xabier Gutiérrez, Igor Zalakain y Mikel Sorazu. Para este proyecto, además, han contado con la figura del cocinero Sergio Sanz como chef ejecutivo.

Además de proponer un menú degustación a un precio de 59 euros, el Restaurante de Ramses ofrece una carta que se presenta como un compendio de platos lúdicos, de base tradicional y sabores nítidos, que ponen de relieve la calidad del producto y que se orientan a hacer vivir una experiencia exclusiva, a la altura de un lugar laberíntico y lleno de magia como Ramses: ‘Huevos y Huevas’ (huevos con caviar y toques violetas), ‘Ensalada de Cannabis’ (de cáñamo con tomates asados y brotes de verdura), ‘Ensalada de Bogavante’ (al horno con lino crujiente), ‘Pichón asado con barquillo de maracuyá’ o ‘Lagarto de cerdo ibérico con mariposas de mandarina’. En definitiva, platos alegres, sensatos y equilibrados que se rematan con un sugerente apartado de postres que acoge propuestas como ‘Puerta blindada’ (chocolate cremoso con crujiente de calabaza) o ‘El Cubismo’ (dados de manzana rellenos y cremosos).

Para adaptar la ambientación de los espacios a esta nueva etapa, se ha vuelto a contar con el prestigioso interiorista Philippe Starck, quien ya firmó en 2007 el rompedor diseño del hasta ahora único restaurante en España que lleva su sello. El salón ha sido redecorado con paredes de ladrillo visto, espejos, mesas digitales, vitrinas y modernas lámparas que simulan velas, creando una atmósfera cálida y acogedora. Tanto en el Salón como en la emblemática Terraza, climatizada para invierno y verano, operará una oferta casual, de carácter mediterráneo e idónea para compartir.

Leer el artículo completo en la revista