Estos aparatos se han convertido en un elemento clave para que los locales de hostelería y restauración sigan abiertos durante la pandemia. Su venta se ha disparado en estos meses para conseguir mejorar el ambiente en interiores

La limpieza y la desinfección no sólo de las superficies sino también del aire que se respira en los hoteles y los restaurantes, se han convertido en un elemento clave para la lucha contra el coronavirus en estos negocios y, sobre todo, para su supervivencia. 

Y eso se ha notado directamente en la venta de purificadores de aire, que ya se estaban instalando en muchos locales pero que en el último año se han convertido en una estrategia básica para que muchos espacios públicos, incluidos los locales del sector Horeca, pudieran seguir funcionando.

“Hemos notado un incremento altísimo en la demanda de este tipo de equipos. Un purificador de aire con filtro HEPA de acuerdo a la EN 1822 y bien dimensionado permite alcanzar niveles de calidad de aire interior similares a los que tenemos en los quirófanos, por ejemplo. Además, si usamos sensores de partículas y mediante conectividad mostramos los resultados en una pantalla, el cliente verá que efectivamente está en un espacio controlado frente a los agentes biológicos como virus y bacterias”, explican desde la empresa Clyma, uno de los fabricantes de este tipo de aparatos que ha visto incrementada sus ventas en estos últimos meses.

Como explica otra de las compañías, Factory Ecologic, “el público en general se ha vuelto más exigente con las medidas de higiene y sanidad, y hosteleros y restauradores de toda España se han puesto en contacto con nosotros para contratar nuestros servicios y adaptarse así a los nuevos cambios”.

Algunas empresas, como Aquaclimas, ya venía trabajando con el sector de la hostelería y la restauración en los servicios de limpieza y “en temas de humidificación, climatización, etc. antes de la llegada de esta pandemia”, pero con la crisis del coronavirus, ahora los profesionales de Horeca “buscan la forma más segura y eficiente de mantener” sus locales abiertos, por lo que apuestan por el “uso de los purificadores, que junto con una ventilación cruzada natural, es una forma muy eficaz de evitar la mayor parte de los contagios”.

Leer el artículo completo en la revista