Es esencia, es honestidad, es Galicia

En la comarca del Sar, en Padrón, perteneciente a la provincia de A Coruña, se erige un tesoro gallego elaborado por Vermutería de Galicia, St. Petroni. Un vermú, con dos variedades. St. Petroni Vermello y St. Petroni Branco, que nace a partir de técnicas de vinificación ancestrales de elaboración del mejor Albariño sobre lías, de la recuperación de la planta mágica, el ajenjo, y de la sabiduría de nuestros antepasados y sus técnicas. Pero aún, hay un factor más: la pasión que ponen en cada elaboración, que es clave en la producción de este vermú. “Somos conscientes del privilegio de contar con lo que Galicia nos regala, con las técnicas que ahora nos toca cuidar y somos muy respetuosos con nuestro entorno, con nuestra cultura, con nuestro arte, pues Padrón es tierra de todo ello”, menciona Cristina Codesio, ‘alma mater’ de la empresa.
Una producción que a su vez se caracteriza, como ella misma indica, “por la honestidad con las materias primas que nos proporciona nuestra tierra, Galicia, y que son las responsables de dotar de frescura y singularidad a nuestros vermús de Albariño (Pazo Arretén, bodega con D.O. Rías Baixas – Subzona Ulla); así como por la elaboración artesanal, gracias a esas técnicas del mundo del vino y del destilado que en Galicia han estado presentes durante muchos siglos y que ahora plasmamos en unos vermús genuinos, a partir del mejor Albariño criado sobre sus lías durante un período mínimo de 6 meses y que ensamblamos con nuestros botánicos macerados en destilado de Albariño, destacando entre ellos la flor de hibiscus para nuestro Petroni Rojo y el auténtico pimiento de Padrón (D.O.P. Pemento de Herbón) para el Blanco.
Sobre todo ello hemos construido nuestra marca y estos cimientos han calado en el sentimiento de los consumidores, que han tomando el producto como suyo, ayudándonos a gritarle al mundo lo que se hace en Galicia y, pasito a pasito, nos han dado fuerzas para llevar a cabo una inversión en capital humano muy grande. Por eso, y teniendo una visión global muy presente, con un producto que destaca por su singularidad y su frescura, hemos puesto en valor una marca que convive con los más urbanitas y con los pueblos, generando una altísima aceptación por su particularidad, su estilo y su humildad. Pensamos en global y actuamos en local, intentando tener una comunicación muy fluida en todos los ámbitos en los que nos movemos, dando respuestas rápidas y generando confianza con aquellos que nos han tendido sus brazos para ayudarnos a posicionar a Petroni al nivel en que hoy en día se encuentra. Somos conscientes de que sin la ayuda de todos los que nos han arropado, desde los consumidores, pasando por los distribuidores y el canal Horeca, así como el canal importador, Petroni no hubiera llegado a estar en casi todos los escaparates y barras nacionales, ni a alcanzar su buen posicionamiento en los más de 15 mercados internacionales en los que nos encontramos. Por ello queremos dar las gracias y decir a todos los que nos han brindado su apoyo, que Petroni y su éxito no es sólo cosa nuestra, que miles de personas han aportado mucho valor a nuestros vermús y su posicionamiento.
Nuestro objetivo a corto plazo es seguir afianzando la marca allá donde vaya, tanto a nivel nacional como internacional; planteando, además, inversiones a medio y largo plazo en productos que nazcan desde nuestra tierra, con un aporte de I+D+I que siga ayudando a poner en valor Galicia y los productos que nacen de ella. Supone un esfuerzo y una responsabilidad muy grande el abanderar nuestra tierra como lo estamos haciendo, sin dejar al azar nada que tenga que ver con nuestra historia, nuestro arte, nuestra cultura, nuestro trabajo, nuestras materias primas…, nuestra Galicia.
Los inimitables vermús de Albariño St. Petroni, tienen alma, esencia de una tierra, nacen desde el corazón y esto nos lleva a alcanzar un éxito sin precedentes a esta empresa de Padrón”.

Leer el artículo completo en la revista