Paradores ha reabierto las puertas de sus hoteles el 25 de junio con estrictas medidas de seguridad e higiene y distanciamiento tanto para clientes como empleados. La cadena inaugura el Parador de Costa da Morte con una arquitectura integrada en el entorno

La palabra “seguridad”, que de por sí denota la importancia de su concepto, se ha convertido en un vocablo de primer orden en la vida de todos los seres humanos, debido a la pandemia global que sufrimos a causa del Covid-19. 

Trasladando este concepto al ámbito hotelero, la cadena pública hotelera española, Paradores, brinda a sus huéspedes y visitantes la ansiada confianza y tranquilidad que estos buscan. Desde el pasado 25 de junio, día en que se produjo la reapertura de todos sus establecimientos después de su obligado cierre el pasado 15 de marzo por la crisis sanitaria, la cadena ha decidido reabrir esas puertas con rigurosos procedimientos de higiene y distanciamiento que se aplicarán tanto en las zonas de trabajo como en las áreas de uso común para garantizar la seguridad de clientes y empleados en todas sus instalaciones. No obstante, cabe decir, como señala la cadena, que  Paradores ha sido siempre un referente en materia de calidad y fiabilidad y, ahora más que nunca, va a extremar las medidas de limpieza y desinfección en todos sus establecimientos.  Para ello ha aplicado todos los protocolos oficiales elaborados por el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) y por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, además de haberlos reforzado con medidas propias.

Leer el artículo completo en la revista