Filosofía Gourmet posiciona en el mercado dos aceites de oliva virgen extra: uno monovarietal, 100% Farga milenaria, en botella de 500 ml con tapón irrellenable y en esferificado de 50 gramos, y un ‘coupage Premium’ de cuatro variedades en formato de 500 ml

Filosofía Gourmet sale con fuerza en el mercado de alta gastronomía posicionando sus aceites de altísimo nivel: dos aceites de oliva virgen extra, dos productos cuidados con mucho mimo, de principio a fin, que van a parar en las manos del mejor ‘gourmet’, acompañando la mesa de restaurantes que cuidan todo el producto que pasa por ellas, sin dejarse ni un solo detalle.

El primero de ellos es un aceite monovarietal, 100% Farga, en edición limitada, una delicia presentada en dos formatos: botella de 500 ml con tapón irrellenable para hostelería y restauración, y en esferificado de 50 gramos, siendo la primera compañía que esferifica un aceite codiciado como el Farga, una variedad que ha llegado hasta día de hoy gracias a la supervivencia de los olivos milenarios que quedan en una zona única en el mundo.

El otro es un ‘coupage Premium’ de aceite virgen extra de las cuatro variedades Picual, Farga, Sevillenc y Arbequina, en formato de 500 ml, excelente en boca, equilibrado, fresco y con una muy ligera astringencia final.

Productos como el aceite no forman parte del menú degustación, como en ocasiones pasa con un aperitivo de cortesía, pero son importantes porque son muy influyentes en la experiencia global del comensal.

Leer el artículo completo en la revista