Abadía Retuerta comparte su visión del concepto de terruño a través de la Academia del Terruño, con un programa formativo pionero dirigido a profesionales, sumilleres y alumnos de escuelas de hostelería que quieran ampliar sus conocimientos y formar su propio criterio

Con 28 años de historia y más ocho siglos de tradición vitivinícola documentada, Abadía Retuerta encuentra su esencia y razón de ser en el vino de pago, que es aquel que expresa con mayor precisión la personalidad y singularidad del terruño. Aún queda mucho que explorar, entender y comunicar y así, en 2018, nace la Academia del Terruño.

El objetivo es compartir la visión de Abadía Retuerta del concepto de terruño. Para ello se ha elaborado un programa formativo pionero dirigido a profesionales del sector, sumilleres y alumnos de escuelas de hostelería que estén interesados en ampliar sus conocimientos. Para la elaboración de los contenidos se ha contado con grandes profesionales como Vicente Sotés, catedrático de Viticultura de la Universidad Politécnica de Madrid, y Ángel Anocíbar, director técnico de Abadía Retuerta desde su fundación, quienes han desarrollado una gran labor de documentación sobre criterios estrictamente científicos. Junto a ellos, un comité asesor de primer nivel formado por María José Huertas, sumiller en La Terraza del Casino, Pedro Ballesteros, ‘master of wine’, y Nathanaël Berbessou, fundador de Bodeboca.com, quienes han coordinado el proyecto desde su inicio y trabajan de forma periódica en la actualización de los contenidos.

Concebida como un foro abierto de análisis, la Academia del Terruño pretende poner en valor el término terruño y facilitar la comprensión de la singularidad de determinados suelos, climas, viñedos, proyectos y, por tanto, vinos, complementando los estudios clásicos de viticultura y enología con un enfoque eminentemente práctico, mediante ejemplos que están en uso hoy día, con datos actuales e históricos, explicando cómo se toman algunas decisiones, cómo se acumula experiencia observando las variables que aporta el terruño y, por supuesto, mediante catas de vinos de diferentes suelos, climas, variedades y opciones de elaboración. Sus impulsores desean que, a partir de esta información exhaustiva, cada participante forme su propio criterio y que se convierta en un punto de encuentro por y para la viticultura actual mediante catas, conferencias, publicaciones y proyectos de investigación.

Las clases son impartidas por Álvaro Pérez Navazo, director de la Academia del Terruño, con una trayectoria de más de 20 años de experiencia en Abadía Retuerta. Ya se han realizado pilotos con éxito en el año 2018 con sumilleres en activo y estudiantes de las mejores escuelas, como el Curso de La Cámara de Comercio de Madrid, el Master del Basque Culinary Center o el CETT de Barcelona.

Leer el artículo completo en la revista