Foto: Mogli, en Marbella

El recién inaugurado complejo de ocio y gastronomía está situado en Nueva Andalucía, una de las zonas residenciales más conocidas de la Costa del Sol, entre Puerto Banús y el Valle del Golf, y cuenta con un ‘pool club’, un restaurante al aire libre, otro interior y una coqueta terraza también para eventos privados

Un espectacular complejo de ocio y gastronomía, Mogli, hace su entrada triunfal en Marbella. Este ambicioso y esperado proyecto, que se ubica en Nueva Andalucía, entre Puerto Banús y el llamado Valle del Golf -con cuatro de los mejores campos de golf de la Costa del Sol- ofrece una atractiva propuesta de relax, diversión y una cocina de altura en un espacio de 4.500 m2.

Arturo Trujillo es el propietario de este espacio y el patriarca de una saga de hosteleros de pura raza que desde hace 35 años dirige el Grupo Collados.

Mogli se presenta con tres ambientes diferenciados brindando una oferta ininterrumpida de ocio, gastronomía, copas y diversión. Durante el día, la estrella del complejo es el Pool Club, que integra una gran piscina rodeada de camas balinesas, una barra de ‘shishas’, una de bebidas y un restaurante al aire libre y es perfecto para disfrutar del privilegiado clima marbellí a ritmo de música de DJ. Por las tardes-noches, la animación está en el restaurante interior, Gourmet & Fun, amenizado con actuaciones musicales en vivo, bailes, ‘performances’ y mil sorpresas más a cargo de su propio equipo artístico, compuesto por cuatro bailarines y tres cantantes, todos ellos muy polifacéticos y con una dilatada trayectoria. Completa las instalaciones su Special Space, una terraza trasera, íntima y acogedora que puede reservarse para eventos privados.

A cargo de los fogones está el joven chef Francisco Aracil, discípulo durante ocho años de Martin Berasategui, que practica una cocina muy elaborada, con toques personales -hay guiños a las cocinas asiáticas y latinoamericanas- pero, sobre todo, de respeto absoluto al producto de temporada. Un producto escogido del entorno como cigalas malagueñas, carabineros de Huelva, atún rojo, lubina de la costa gaditana, etc.; o del mejor origen posible, primando lo nacional -chuleta de rubia gallega, presa ibérica de Extremadura, cordero lechal de Castilla y León, etc. Por su parte, el repostero portugués Fabio Quiraz, con experiencia en el obrador de Paco Torreblanca, está al frente de las propuestas dulces en Mogli.

Platos que pueden acompañarse con unas 130 referencias, nacionales e internacionales, que componen la bodega de Mogli, todas ellas de excelente nivel. Destacan la variedad y la calidad de los vinos franceses de Borgoña, Ródano, valle del Loira, Alsacia y Champagne, representada, esta última, por una veintena de etiquetas de las mejores ‘Maisons’.

El espacio cuenta además con carta de coctelería clásica y de destilados premium y ultrapremium.

Mogli no solo es el nombre de este nuevo espacio, también lo es de su mascota: un simpático koala cuyo universo ha sido ideado por Eduardo del Fraile, director creativo del complejo, diseñador y autor de conceptos novedosos con carga emocional y valor social. “El koala es un animal que abraza y acoge, igual que nuestro ‘staff’, formado por un equipo especializado en centros de lujo y en la creación de experiencias gourmet que agasaja a sus invitados con el mejor recibimiento; es inconformista, pero delicado con el entorno que le rodea, como nuestro equipo de cocina; ama la naturaleza, el agua y a la gente de diversas culturas; tiene la capacidad de andar y de nadar, lo que le acerca a nuestro Pool Club, y le gusta disfrutar de la vida, relajarse, comer rico y sano y trasnochar, como a nuestra clientela”, explica su creador.