La crema de licor de guindas Miura, nacida en la Sierra norte de Cazalla y elaborada siguiendo la receta tradicional del antiguo Convento de los Diezmos de Cazalla de la Sierra, renueva su imagen, volviéndose más estilizada y cuadrada y fusionando a la perfección el estilo de vida tradicional con las nuevas tendencias

La crema de licor de guindas Miura se elabora en Cazalla de la Sierra, en la Destilería de Cazalla, fundada en 1869 y parte del antiguo Convento de los Diezmos. Este emblemático licor es un producto elaborado con guindas recogidas en su punto óptimo de madurez, maceradas con gran cuidado en un fino y delicado aguardiente de anís, siguiendo la tradición franciscana y según pautas que se remontan al siglo XV.

Mientras que el periodo de maceración de los frutos nunca es inferior a los seis meses, en el proceso de destilación del aguardiente de anís se usan alambiques centenarios, lo que confiere al producto el exquisito sabor y calidad que le caracterizan.

Manteniendo intacta su receta, la imagen de Miura evoluciona volviéndose más estilizada y cuadrada, reforzando además el vínculo con su origen, Cazalla de la Sierra. Así, a través del cambio del ‘packaging’, este licor con tanta tradición e historia logra aunar tradición y vanguardia, fusionando a la perfección el estilo de vida tradicional con las nuevas tendencias.

Miura puede disfrutarse en la sobremesa muy frío, solo o en vaso con hielo. Además la marca propone nuevas formas de consumo a través de su servicio en copa balón con tónica, acompañado por un ‘twist’ de lima.

Leer el artículo completo en la revista