Caprice des Dieux ahora es todavía más práctico en su formato individual: tres unidades de 50 gramos ideales para degustar donde se desee. La exquisita e inimitable receta de este queso cremoso 100% francés fue creada en 1956 y llegó al mercado español a finales de los setenta

El nuevo Mini Caprice conquista no solo por su delicioso sabor y cremosidad, los mismos del auténtico Caprice des Dieux, el gran clásico entre los quesos franceses, sino por su nuevo formato individual: tres unidades de 50 gramos.
Su exquisita e inimitable receta, creada en 1956 y que llegó al mercado español a finales de los setenta, lo convierte en un bocado singular, que no es ni Brie ni Camembert.
El nuevo formato individual es ideal para degustar donde se desee y ahora, en los días cálidos, se convierte en la estrella de aperitivos y pícnics.
Como Caprice des Dieux, Mini Caprice se reconoce por su corteza inmaculada y su doble textura: a la vez ligera y untuosa, con matices a nata. A partir de leche pasteurizada de vaca de gran calidad y madurado en bodega durante doce días, su singularidad es fruto de un proceso de elaboración especial. Por todo ello, conquista a los adultos y también apasiona a los pequeños.
En su nuevo formato, Mini Caprice es tan ‘gourmet’ como siempre, pero más ‘chic’ que nunca.

Leer el artículo completo en la revista