Según afirma la Asociación Española de Masas Congeladas (ASEMAC) “durante el último año, la producción industrial de las empresas representadas en esta asociación (que aglutina a más de treinta empresas presentes en todas las comunidades autónomas, lo cual representa el 80% de las empresas del sector y cerca del 90% de las ventas del sector), ha aumentado un 4,3 % de media. En concreto, la producción de la industria panadera se ha cifrado en 728.097 miles de kilos en 2013 frente a los 701.923 miles de kg de 2012, lo que muestra un incremento anual del 3,7 % en el último año. Respecto al sector de pastelería y bollería, el crecimiento en el último año también ha sido destacado. El sector ha pasado de fabricar 120.162 miles de kg en 2012 a 129.669 el pasado año, lo que revela un aumento del 7,9 %. En términos de facturación, el valor económico de los asociados de Asemac ha supuesto un aumento del 2,8 % en 2013 respecto al año anterior. En concreto, el sector panadero ha generado un valor de 803.299 miles de euros frente a los 793.906 miles de euros que supuso en 2012, lo que representa un 1,2 % más que el año anterior. En lo que se refiere a las empresas de pastelería y bollería han generado un valor de 353.525 miles de euros durante 2013 frente a los 331.689 del año anterior, lo que supone un aumento del 6,6 % durante el último año”.Por otro lado, Asemac explica así las cifras de consumo “el sector de la panadería ha ido creciendo espectacularmente durante las últimas dos décadas, y va ganando cuota de mercado año tras año, En concreto, el mercado español de consumo de pan en el hogar en 2013 se situó en 1.689 millones de kg, por un valor cercano a 3.945 millones de euros, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Estas cifras suponen un aumento interanual del 2,8 % en volumen y un ligero repunte en valor del 1,2 %. Una cifra muy positiva para este sector que, por fin, ve como la sociedad reconoce el valor nutricional de un producto básico en la alimentación”. Por comunidades autónomas, La Rioja, Navarra, País Vasco, Castilla y León y Asturias son las que más pan consumen per cápita, mientras que los consumos más bajos se registran en los hogares de Canarias e Islas Baleares. Los panes frescos y congelados se cifran en 1,42 millones de toneladas y 3.227 millones de euros, mientras que los panes industriales se adjudican 271.142 toneladas y 715.203 millones de euros.

 

 

Leer el artículo completo en la revista