El ron posee una cuota de mercado de un 16% respecto a la comercialización por categorías de bebidas espirituosas en España. El consumo de este destilado presenta una trayectoria descendente en nuestro país, aunque se premiumiza, prefiriéndose el ron oscuro frente al blanco

Variedad en tonalidades, matices y modos de consumo. Solo, ‘on the rocks’ o en coctelería. Así es el ron. Un destilado sabedor de gustar a los paladares españoles, aunque desde hace algunos años el ‘gin’ le ha sobrepasado en la escala de consumo haciéndole descender del segundo al tercer puesto, con una cuota de mercado de un 16%, como establece la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) en su Informe Socio-Económico del Sector de Bebidas Espirituosas en España 2016, el último conocido hasta la fecha.

Un sector que comercializó en ese año en nuestro país 214 millones de litros, un 4% que el anterior ejercicio. Un incremento de las bebidas espirituosas que se debe en su mayor parte al canal de Hostelería, destacándose el consumo diurno, continuándose esa tendencia creciente, como indica dicho informe. Las ventas de bebidas espirituosas tuvieron un mayor incremento respecto del año anterior en hoteles y restaurantes (8,3%) seguidos de los bares y cafeterías (5,5%). Los destilados son las bebidas con alcohol que aportan más rentabilidad unitaria a la hostelería.

Leer el artículo completo en la revista