Después de decidir cumplir su sueño y formarse, trabajó en el restaurante Costa Verde, uno de los más reputados de Lima, pero su afán por aprender y su curiosidad le llevaron a fijarse en España y en lo que aquí se estaba haciendo en cocina, con referentes como Ferran Adrià. Cuando llegó a la Península trabajó durante siete años en diferentes fogones de las distintas comunidades de España, complementándose y desarrollándose cada vez más como cocinero.
Fue entonces, en su etapa asturiana, cuando conoció a Conchi Álvarez, una especialista en servicio de sala y vinos, se enamoró y decidió, a pesar de haber tenido siempre la idea de montar un restaurante en Lima, quedarse en nuestro país y montar junto a su media naranja un restaurante propio en el casco histórico de Avilés: Ronda 14. Un local que el pasado 2014 fue Premio Restaurante Innovador, por el Colegio de Críticos Gastronómicos de Asturias.
Mario Céspedes versiona en este espacio platos tradicionales de forma original y creativa, creando una mezcla perfecta de lo que se podría llamar cocina ‘astur-nikkei’. Entre los platos tradicionales versionados que se pueden saborear se encuentran las ‘Patatas rellenas de ternera asturiana con ají amarillo’, ‘Pulpo parrillero’, ‘Cachopinos de ternera con queso de cabra y setas’, ‘Carrilleras de xata astur con arroz trufado’, o algunos más atrevidos como ‘Tataki de bonito del Norte’ o ‘Gunkan de huevo de Pita’. Además, todas estas creaciones se pueden regar con un delicioso ‘Pisco Sour’, o con un vino de la amplia selección de la que disponen.
No lo piensen más, acérquense o sigan leyendo para imaginar un poquito mejor el sabor que tiene esta deliciosa propuesta.

 

 

Leer el artículo completo en la revista