Marco Regini y su maestría con la coctelera, en la que introduce ‘whisky’ americano en esta ocasión

Marco Regini es un ‘bartender’ enamorado de su profesión. Fue en su ciudad natal, la monumental Florencia, cuando, a temprana edad, Marco sintió el hechizo del mundo del bar y de la coctelería.

Como él mismo cuenta a Bar Business descubrió su vocación profesional en el transcurso de un bautizo cuando fue con su familia al florentino Harry’s Bar para tomar un aperitivo. Allí quedó fascinado con el sonido de los ‘shakers’, del hielo, de la música de fondo, de esos tragos que ofrecían distintos colores y de la figura elegante de los ‘bartenders’, con el dominio de la palabra en distintos idiomas.

Este profesional de la coctelera, que se inspira en la música y la poesía a la hora de crear sus cócteles, es cosmopolita en su ‘savoir faire’. “En mi carrera he tocado toda tipología de barra: pub, cafetería, bar de hotel, eventos… Con este trabajo he tenido la oportunidad de viajar y trabajar en distintos sitios. Con 19 años me fui a Mikonos, desde allí a Londres, Valencia y Madrid, trabando siempre en coctelería y tocando todos los estilos cocteleros: clásico, ‘tiki’, tropical, etc.

En Madrid he trabajado en los mejores bares de la ciudad bajo las alas de Pedro Morrilla. Y este año he aterrizado en Mandarin Oriental Ritz, en el que se realiza una coctelería de estilo clásico contemporáneo, con toque gourmet”.

Leer el artículo completo en la revista