La estrategia de ADN Local de MAKRO apuesta por el cuidado del origen y de los pequeños y medianos proveedores, tan afectados por la crisis del Covid-19. Además, la compañía, en el Día Internacional de la Gastronomía Sostenible hace un llamamiento al sector para conseguir un futuro 100% sostenible. Makro cuenta con una línea de productos biodegradables-desechables con el objetivo de reducir los plásticos de un solo uso en la hostelería

Makro, como socio de la hostelería, hace un llamamiento en el Día Internacional de la Gastronomía Sostenible para, entre todos, conseguir un futuro sostenible del sector. 

Este día, conmemorado por la ONU, pone de manifiesto la importancia de cuidar nuestros recursos naturales y el origen y producción de los ingredientes que forman parte de la gastronomía. En este sentido, Makro trabaja de forma constante para encontrar soluciones que permitan que su actividad sea lo más sostenible posible.

En respuesta a este compromiso, la compañía apuesta por ofrecer productos de proximidad a través de la iniciativa ADN Local que apoya a pequeños y medianos productores locales. Más aún en estos momentos, en los que están afectados por el impacto negativo del Covid-19. Así, se visibiliza su esfuerzo y trabajo diario; se apuesta por productos Km.0, procedentes de un radio no superior a 150km, socialmente responsables con el medioambiente y con el crecimiento de la economía local; y, además, se pone en valor el territorio y el origen de los productos.

Durante todo este periodo de crisis sanitaria, Makro ha buscado reforzar su compromiso con ganaderos y agricultores para ayudarles a mitigar el impacto económico en sus negocios y reducir el desperdicio alimentario a través de acuerdos para promover la venta de sus productos en los establecimientos de la compañía en nuestro país. Así, ha impulsado las referencias de productores de cordero y cochinillo de Castilla y León, o productores de piña tropical de las islas Canarias, entre otros.

Además, Makro cuenta con una gama de más de 120 productos biodegradables-desechables, producidos con componentes naturales compostables que mantienen los máximos estándares de calidad y resistencia, con el objetivo de reducir el uso de plásticos de un solo uso en la hostelería. Una medida muy en línea con la actual propuesta de Ley de Residuos y Suelos Contaminados que desde el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico vienen impulsando para el sector.

Este tipo de iniciativas, que se enmarcan dentro de la estrategia de Responsabilidad Social de Makro, ponen de manifiesto su compromiso con la hostelería, con un futuro cada vez más sostenible y que persigue contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Leer el artículo completo en la revista