Los interioristas destacan que los proyectos ahora buscan personalizar la historia del local, seguir con un lujo más minimalista y reforzar el esfuerzo de cada restaurante y hotel para continuar después de una pandemia muy dura

Cualquier hostelero sabe que los clientes ya no “comen” solo por el gusto. Los otros sentidos entran en juego para que alguien elija un restaurante u otro. “El local ya no sólo es un espacio para comer, sino un espacio para hacer desconectar al comensal y comunicarse con él”, explican desde el estudio de diseño de interiores Masquespacio.

Todo cuenta para el negocio. Y ahora los propietarios buscan incluso dar un paso más y no sólo elegir un diseño bonito, con las tendencias del momento o que se distingan del resto: quieren contar una historia. Su historia.

“Como en todos los espacios públicos, los negocios del sector Horeca prestan cada vez más atención a las tendencias, manteniéndose al tanto de las novedades en decoración de manera que se creen espacios únicos. Con miles de nuevas aperturas al año en el sector, y con el firme propósito de atraer a clientes cada vez más exigentes y con más conocimiento, la decoración del local juega un papel determinante en el éxito de un negocio”, reconocen desde Paralelo Estudio, donde saben lo que es darle personalidad a un local.

Aima Estudio también insiste en esa tendencia de hacer el espacio propio, personal, casi único. “Cada cliente, cada espacio tiene que contar su propia historia”, aseguran cuando se refieren al inicio de cada proyecto. Y en función de ello, los interioristas eligen lo que mejor le va a cada tipo de local: “Ahora mismo hay dos vertientes, una tiende más al minimalismo con tonos claros y luminosos, buscando transmitir serenidad, y la otra se trata de un diseño con texturas, contrastes y colores creando unas sensaciones de vibración y energía. Nosotros nos inclinamos por el diseño sensorial, que se basa en transmitir emociones y sensaciones mediante los cinco sentidos, para que el cliente pueda vivir una experiencia especial”, reconocen.

Leer el artículo completo en la revista