Tras un primer local en Valencia, Nacionsushi desembarca en la capital con un espacio de colores vibrantes y platos que mezclan los sabores del sudeste asiático, modernizándolos y tropicalizándolos. La enseña nació en 2013 en Panamá y en la actualidad cuenta con 21 restaurantes en todo el mundo

Nacionsushi, el concepto moderno de restaurante que mezcla los sabores del sudeste asiático para ofrecer una carta con sabor propio, pero para todos los gustos, abre en Madrid su segundo local en España, tras el de Valencia abierto el año pasado.

Elaboradas con ingredientes comprados en mercados locales y cocinados en el propio restaurante en el momento, todas las recetas incorporan los mejores sabores de Japón, Vietnam, Tailandia y China. De ‘sushi’, por ejemplo, se proponen más de 30 rollos de 10 piezas y tamaño XL. Pero en Nacionsushi no todo es ‘sushi’, ya que su amplio menú incluye más de 100 platos basados en la cocina oriental, como el tradicional ‘phad tai’, ‘teriyaki’, ‘donburi’, ‘tempura’, sopas, ‘baos’ o ensaladas, pero con un toque diferenciador. 

Nacionsushi se caracteriza por ser un espacio de colores vibrantes con ambiente musical y cuenta con varios ambientes diferenciados: La Central, el comedor principal con mesas decoradas con sellos postales de diferentes países del sudeste asiático; el Comedor Vietnam, un espacio con mesas y sillas altas ideal para grupos; el Thai Lounge, con la naturaleza como protagonista e imágenes y símbolos tailandeses, y el Callejón Tokio, con letreros luminosos, murales y lámparas de colores. Nacionsushi ha pensado también en los más pequeños, creando La Nación de los Niños, un mundo mágico cargado de detalles para que los pequeños puedan entretenerse con juegos interactivos mientras sus padres disfrutan de la comida.

El concepto de Nacionsushi nació en 2013 en Panamá y en pocos años, a través de un sistema de franquicias, ya cuenta con 21 restaurantes en todo el mundo. Tras la apertura del local de Valencia y, ahora, el de Madrid, ya tienen previsto abrir otro en Sevilla.

Leer el artículo completo en la revista