Los datos de Flipdish revelan que el uso de código QR en restauración aumenta en un 30% el ‘ticket’ medio de compra del cliente, la operativa del local se simplifica, se evitan errores en la toma del pedido y pago, además de brindar una mejor experiencia a la clientela, entre otras ventajas

La crisis sanitaria provocada por la Covid-19 ha traído muchos cambios en la sociedad, en los sectores industriales y empresariales, además de en los hábitos de los consumidores y en su modo de consumir. La digitalización, que ya venía ganando terreno antes de la pandemia, se ha acelerado sobremanera en este último año y se ha impuesto como una solución certera en los negocios. En el mundo de la restauración y hostelería ayuda a paliar, en la medida de lo que cabe, el fuerte impacto que la pandemia está causando en dicho sector. Muchos establecimientos hosteleros han implementado herramientas digitales y están comprobando las ventajas que ello reporta tanto para el propio local como para los clientes. Concretamente, uno de estos medios son los códigos QR, que permiten a los consumidores escanear el menú. Según detalla Flipdish, plataforma de pedidos ‘online’ para restaurantes y comida para llevar presente en 12 países, el llamado comercio “contactless” ha aumentado de manera exponencial, llegando al 90% de los consumidores, y los códigos QR han aumentado su implantación y uso con la Covid-19. Tal y como señalan, según datos de Estudios llevados a cabo por Mobileiron en septiembre de 2020 y por Gartner en octubre de 2020, los españoles tienen asumido el uso de códigos QR de tal manera que el 73% tiene claro que lo utilizará en breve. Además, el 45% aceptaría comentar el servicio a través de un mail vinculado al uso del código QR. A su vez, a nivel internacional, y según un informe de Gartner, el 80% tanto de pedidos como de pagos serán ‘contactless’ en el año 2024. Y otros estudios apuntan a un aumento del 80% en Asia.

Marcas con presencia internacional y oficina en España como Flipdish prevén un incremento de entre el 80 y 90% en el uso de códigos QR en restauración, dado que cada vez están vinculados a más interacción del cliente dentro del restaurante: descarga de menú, pedido ‘online’ desde la mesa, pedidos para recoger, etc.

Leer el artículo completo en la revista