Unos ‘mixers’ caracterizados por la calidad y el diseño

El lema de esta marca es ‘old but new’ (viejo pero nuevo). Como ella misma detalla, se trata de un reconocimiento a los pioneros, los procesos y la herencia que han recibido mezclada con un diseño y calidad que la convierten en una marca contemporánea, única y llena de alma. Además de su tónica, realizada con la quinina de Loja (Ecuador), que consiguió curar a la condesa de Chinchona en 1639 y se popularizó como un remedio contra fiebres y la malaria, cuenta con un ginebra y un mezcal realizados con los mejores productos naturales y los procesos más artesanales posible. Entre los ‘mixers’ Le Tribute, presentes en el ‘portfolio’ de la empresa Amer Gourmet, además de Le Tribute Tonic Water que acabamos de mencionar, se halla un ‘ginger ale’, un ‘ginger beer’ y una ‘lemonade’ poco convencional, ‘Olive Lemonade’, que se ha sumado recientemente a la familia de ‘mixers’.

Para la elaboración de Le Tribute Ginger Ale se realiza una cocción específica del jengibre que transforma las moléculas del gingerol en zingerona, lo que aporta el dulzor y frescor a esta bebida. Además, lleva aromas naturales de ‘lemongrass’ que le dan un sabor cítrico, ideal para ensalzar las notas aromáticas de ‘whiskies’, ‘bourbons’, rones y tequilas.

En su producción utilizan agua extraída de un manantial en la propia destilería filtrada a través de un proceso de osmosis inversa hasta conseguir una agua desmineralizada y sin sabor.  Le Tribute Ginger Ale apuesta por una burbuja larga y duradera gracias al enfriado del líquido hasta los
2 ºC antes de embotellar, asegurando así un combinado con la cantidad óptima de gas y frescor desde el principio hasta el final.

Leer el artículo completo en la revista