Qué tendrá la palabra salsa que con sólo pronunciarla parece que nuestro cuerpo se anima y se siente mejor, ¿será que tanto su definición como mezcla de sustancias para aderezar la comida, como la que la define como género musical, tienen la misión de alegrarnos la vida? Las salsas, con un alimento básico en la dieta mediterránea, y desmitificando algunas creencias, ni engordan, si se consumen de una forma equilibrada, ni son perjudiciales para nuestra salud, al contrario, muchos de los productos con los que se elaboran aportan energía y vitaminas básicas para nuestro organismo. Así que ya saben pongan un poco de salsa en su vida, relájense y déjense llevar por el ritmo que marcan los ingredientes, cada vez más versátiles, con los que se preparan estos productos. Desde la Asociación de Fabricantes de Salsas, Caldos y Sopas presentan más detallada y técnicamente estos productos, para que conozcamos un poco más sobre su evolución en el mercado español y sobre su importante aceptación: “podemos identificar a las salsas como un ‘commodity’ dentro de la cesta de la compra, aunque es obvio que el comportamiento de cada referencia cambia si nos referimos a las salsas clásicas (tomate frito, mayonesa y ‘ketchup’) o al resto. Su alta penetración repercute en la evolución interanual al tratarse de un mercado relativamente maduro con fluctuaciones estables y moderadas, y se atribuye a la variable innovación la clave que incide en su mayor o menor dinamismo. El valor añadido de los nuevos productos lanzados al mercado tiene un peso fundamental en la aceptación por parte del consumidor y su ánimo de apostar por las nuevas soluciones culinarias”.
Asimismo, desde la Asociación, en lo que se refiere a datos sobre volumen de ventas y consumo destaca que “de acuerdo con las valoraciones que realizan diversas fuentes (KantarWorldPanel y MAGRAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente)), la estimación del mercado de salsas por nuestra parte arroja que en 2013 (últimos datos disponibles) éste ha tenido un volumen de más de 256 mil toneladas y una facturación superior a 560 millones de euros, manteniendo los ratios de crecimiento en torno al 1-2%. Asimismo, la distribución de ventas por canales identifica al canal Horeca como el principal receptor del volumen de ventas, si bien su cuota ha seguido reduciéndose progresivamente a favor del canal Alimentación.

Leer el artículo completo en la revista