El sector de comida a domicilio se va asentando en los últimos años y ya el 55% de los consumidores reconoce que recurre a él, al menos, una vez al mes, normalmente para cenar algún día entre semana

Llegar a casa y abrir la nevera vacía puede ser uno de los momentos más depresivos de la semana, sobre todo cuando no puedes mover ni un pie para bajar a comprar nada al supermercado y mucho menos quieres encender la cocina.   

Los expertos aseguran que ése es uno de los momentos más habituales en los que los clientes acuden al ‘delivery’, o a la petición de comida a domicilio.

Según los datos del estudio “KPIs 2017: los indicadores clave para entender al consumidor de fuera del hogar”, del departamento ShopperView de la Asociación de Empresas de Gran Consumo (AECOC), el 55% de los españoles que vive en una ciudad recurre a la comida a domicilio al menos una vez al mes, y la cifra de peticiones va en aumento, reconociendo los responsables del sector que podría crecer hasta un 20% en los próximos años.

Y es que todos los datos de consumo advierten de que pedir comida a domicilio es una tendencia al alza que se asentará en las próximas temporadas: el 75% de los encuestados, según este mismo estudio, confiesa que seguirá consumiendo y pidiendo comida para llevar o recibirla en casa durante el próximo año e incluso un 11% confiesa que aumentará su intensidad de consumo.

Leer el artículo completo en la revista