Una de las innovaciones que están incluyendo las empresas que producen y comercializan estos aparatos es adaptarlos para que puedan exprimir otras frutas y dar más opciones al cliente que demanda zumos más saludables y variados

El zumo de naranja es un clásico de los desayunos y meriendas en España. Las empresas que tradicionalmente han producido y comercializado exprimidoras al sector de la hostelería y restauración desde hace décadas lo tienen claro: somos productores y exportadores de naranjas pero también consumidores en todas sus variedades y el zumo natural, líder mundial, no iba a ser menos.

Sin embargo, los usos y costumbres de los consumidores han cambiado y ahora se buscan variedades al clásico zumo de naranja (tanto en formatos distintos como en las fórmulas de exprimir) pero también llevar a la exprimidora otras frutas que se han ido incorporando a nuestra dieta como la granada, el pomelo, las mandarinas, entre otras.

Para Zumex, ésta es una de las “tendencias más en boga de los últimos años” y eso ha influido en las innovaciones propuestas por el sector. “El desarrollo de nuestras máquinas obedece a la necesidad de dar una solución a estos nuevos ‘drivers’ de consumo, como la corriente de los zumos ‘healthy’, détox y ‘smoothies’ de frutas y verduras, o la apuesta por un nuevo estilo de vida más saludable”.

En su caso, explica la compañía, han creado el concepto de licuadora ‘Multifruit’ y ‘Versalite Pro’ que ofrecen la versatilidad de desarrollar zumos naturales, licuados, ‘smoothies’ o combinados de autor.  “En 5 segundos, licua todo tipo de fruta y verdura desde manzanas, piña, kiwi hasta zanahorias, apio o jengibre. Sus prestaciones la convierten en la perfecta aliada para zumerías, restaurantes ‘healthy food’, coctelerías o pubs”, aseguran.

La empresa Zumoval, también coincide en que lo que los profesionales de la hostelería y restauración demandan a estas máquinas es versatilidad: “Ante todo buscan rapidez en la obtención del producto final, la versatilidad en el uso de distintas frutas y tamaños que pueden exprimir lo que elijan y todo ello con la mínima manipulación de la materia prima y con el máximo resultado del sabor”.

Desde Zummo, hablan de un consumidor cada vez más exigente, más informado y pendiente de las tendencias: “Esto, junto con el movimiento ‘healthy’ que ha ido consolidándose durante los últimos años, se traduce en que el consumidor busca nuevas experiencias por lo que hemos apostado por el Multifruit, aparatos adaptados para exprimir, de la forma más eficiente, naranjas, mandarinas, pomelos, limones, limas y granadas”.

Además, las compañías quieren dar más autonomía a sus máquinas para facilitar el trabajo de los clientes y ahorrarle tiempo y esfuerzo. “Los profesionales quieren que el operario no tenga que estar pendiente de reponer fruta o de limpiar el filtro muy a menudo, por ejemplo, lo que ha influido en los nuevos diseños”, explican desde Zummo.

De hecho, sus innovaciones se han centrado en que sus exprimidores consigan la máxima capacidad con una carga de hasta 40 kilos de fruta, en función del modelo, además de ubicar filtros mejores que evitan que la pulpa caiga directamente al zumo.

Y todo sin olvidarse de la rentabilidad, que es un valor que los restauradores le presuponen a cualquier inversión: “Evidentemente también es determinante poder obtener el máximo jugo posible de cada fruta, ya sea naranja, mandarina, limón, lima, pomelo o granada”. Lo que, en su caso, consiguen con un sistema de exprimido vertical.

Aunque todas las empresas saben que la materia prima es básica en el proceso de un buen zumo, los responsables de estas compañías insisten en que la máquina es clave en el resultado final. “El diseño del mecanismo de exprimido de la exprimidora es el responsable de que el zumo esté libre de aceites esenciales, contenidos de la piel del cítrico y el que evita, de este modo, cualquier sabor amargo”, explican desde la empresa Frucosol.

Leer el artículo completo en la revista