Los consumidores prefieren las recetas tradicionales pero la innovación en gazpachos y salmorejos llega con ingredientes ecológicos, de proximidad o versiones sin gluten

Con el aumento de las temperaturas llega también el aumento del consumo de algunos productos considerados estacionales. Es el caso del gazpacho, salmorejo o cremas frías, que viven su particular agosto en estas fechas. De hecho, prácticamente el 76% de las ventas de gazpacho se siguen produciendo entre los meses de mayo a septiembre, según los datos que ha facilitado Teresa Carrión, ‘manager client business partner’ de Nielsen.

Esta consultora ha analizado las ventas de la categoría de gazpacho y en la semana 16 del TAM 20 (dato cerrado a 19 de abril) se vendieron en nuestro país cerca de 83 millones de litros de gazpacho en el canal de Alimentación organizada, lo que representó una facturación de más de 189 millones de euros. Es un producto que muestra crecimientos notables, ya que en este período analizado se incrementaron las ventas un 13,1% respecto al mismo período del año anterior, manteniendo la dinámica alcista de los últimos años. Este aumento de demanda se ha visto igualmente reflejado en la facturación, alcanzando un crecimiento en torno al 16%. Teresa Carrión observa una tendencia alcista relevante en toda España, superando la venta en 9,7 millones de litros más que en el mismo período del año anterior, lo que también ha supuesto en la facturación un superávit de unos 25,7 millones de euros. Por comunidades autónomas, las que han experimentado un mayor crecimiento son Andalucía (aporta el 30% del crecimiento), Comunidad de Madrid (20%), Cataluña (14%) y Comunidad Valenciana (10%). Estas comunidades son las principales impulsoras de la categoría, representando un 74% del crecimiento.

En Culinarios (Asociación Española de Productos Culinarios) creen que “la naturalidad de estos productos y el atractivo de las soluciones culinarias propuestas por las empresas impulsan y facilitan la elección del consumidor por esta alternativa, tanto en el ámbito del hogar como en el ámbito hostelero”. Y precisamente un crecimiento de doble dígito es “excepcional” ya que “proyecta una muy buena salud de las sopas refrigeradas, donde el gazpacho es el protagonista indiscutible”, señalan.

En la actualidad podemos encontrar numerosas recetas y variantes, aunque las tradicionales son las más demandadas y forman el grueso de ventas, con un aumento del 17% en la facturación del gazpacho y del 25% en el caso del salmorejo. Aun así, la innovación se decanta por alternativas para captar nuevos adeptos a estos productos, que, en ocasiones, no se presenta como una alternativa rupturista, sino “una versión de receta local que defiende los sabores de diferentes regiones de España”.

Leer el artículo completo en la revista