El sector sigue creciendo con la bebida de soja como bandera aunque otras variedades como la avena y la almendra se están asentando en el mercado tanto en la hostelería como en los supermercados

Las bebidas vegetales se están convirtiendo en un ingrediente más dentro de la dieta habitual de los consumidores y no sólo por razones de alergias alimentarias o ser vegetariano. El año pasado, el sector vendió un 3% más llegando a los 220 millones de litros, con un valor de 284 millones de euros, según los datos de Sebastián Rodríguez-Correa de Nielsen. Y la tendencia es en ascenso..

Esta situación contrasta con la que se está registrando con el consumo de la leche, donde sus ventas permanecen estancadas en los últimos años.

Además del supermercado, estos pro-ductos vegetales están experimentando una implantación muy importante en la hostelería donde cada vez son más demandados por los clientes de bares y cafeterías. “Se espera que en el canal Horeca las bebidas vegetales crezcan casi un 20% en los próximos 3 años y un 14% en el canal ‘Retail’. El 77% de las bebidas vegetales se consumen durante el desayuno, momento que crece a más del doble con respecto a años anteriores”, explican desde el Grupo Lactalis Iberia.

Por eso, Calidad Pascual reconoce que entre todos los establecimientos de la hostelería es en los bares donde mayor implantación logran estas bebidas gracias precisamente a los desayunos: “Es un producto estrechamente ligado al momento del café, por lo que la demanda en este tipo de locales es mayor”.

“Gracias también al ‘take away’ se está viendo una mayor implementación en bares, incluso surgiendo una tipología de locales específicos con esta tendencia de naturalidad y salud como principal concepto”, advierten desde el grupo García Carrión.

La empresa Alpro, perteneciente al Grupo Danone, señala otras bebidas calientes que han influido también en este ascenso de su consumo: “Surgen nuevas fórmulas de la mano de tendencias como el té. Hemos visto el crecimiento del ‘té matcha’ con bebida vegetal o incluso del chocolate caliente con nuestros productos”.

El sector destaca entre las razones para su crecimiento la preocupación cada vez mayor en la población por una dieta equilibrada: “La creciente preocupación de los consumidores por su salud y bienestar, así como por el cuidado de la alimentación, ha favorecido el desarrollo de esta categoría. Hace años, cuando hablábamos de bebidas vegetales, solo nos venía a la mente la de soja, pero hoy las alternativas son numerosas”, explican en Calidad Pascual.

Sin embargo, las empresas del sector también advierten de que no sólo de soja viven los consumidores. De hecho, según datos facilitados por Nielsen, la soja es la bebida vegetal que ha bajado más en su consumo durante 2019, con un 6% menos de ventas mientras que el resto de variedades han subido hasta un 9%.

Leer el artículo completo en la revista