Las variedades vegetales mantienen un alza en el consumo incluso tras la pandemia y con la crisis económica. Aunque la de soja es una de las más consumidas, la llamada leche de avena se ha convertido en la preferida de los españoles también en locales de ocio y restauración

Cómo tomamos el café siempre ha sido una de las señas de identidad más características de los españoles, sobre todo cuando la leche se añade a la ecuación y las opciones se vuelven infinitas: cortado, largo, manchado, con fría, caliente, templada… Pero es que ahora, como explican los expertos, ya no se trata sólo de un dueto a la hora de crear una de las bebidas más consumidas en el mundo (café con leche), sino que se añade una protagonista más a estos sorbos imprescindibles, las llamadas leches vegetales, que amplían casi infinitamente el número de variaciones posibles a la hora de pedirlo: con soja, de almendra, de avena, de arroz, de coco, con calcio, con chocolate…

“En general, las leches vegetales siguen teniendo una tendencia al alza en el consumo de los españoles. Bien es cierto que, en comparación con el año 2020, su consumo se ha reducido ligeramente en el último ejercicio. Sin embargo, ha seguido la misma tendencia general que todos los productos de alimentación”, explica Verónica Larco, directora de comunicación de Proveg, la organización que vigila la conciencia alimentaria y cuya misión es reducir el consumo mundial de animales en un 50% para 2040.

“En cualquier caso, en 2021, según datos de Statista, se consumieron en total 244,12 millones de litros de bebidas vegetales, unos 14 millones de litros más que en el año 2019. Además, es reseñable que en los ejercicios anteriores los aumentos en el consumo de estas leches vegetales no fueron tan remarcables como este: 226,1 millones de litros en 2017; 226,87 millones de litros en 2018 y 228,57 millones de litros en 2019. A excepción, eso sí, del año 2020 cuando se consumieron más de 257,7 millones de litros. Por todo esto, se espera que este año cierre con unos datos que sigan al alza en consumo como viene siendo hasta ahora”, enumera Verónica Larco.

Por su parte, la consultora IRI insiste en su informe en que este tipo de “leches” vegetales son aún una pequeña parte dentro del mercado de las bebidas en general, ya que suponen casi un 3% del volumen de ventas respecto al total y un 2,4% del valor de las transacciones. 

Leer el artículo completo en la revista