El Gobierno ha anunciado la subida del IVA para las bebidas azucaradas al 21% situando en zona de peligro a un sector que ya está siendo golpeado por la crisis del coronavirus y la hostelería

Los productores de tónica llevaban varias temporadas muy felices puesto que el consumo de esta bebida en nuestro país seguía una tendencia muy positiva, sobre todo unida al desarrollo del sector de la hostelería, en general, y de la coctelería, en particular.
El ‘gin tonic’ había conseguido ya hace años situarse como una de las bebidas estrella para tomar después de cualquier comida, en un ‘afterwork’ o por la noche. Un abanico muy amplio que lo situaba como una propuesta perfecta casi para cualquier momento.
Alrededor de él surgieron catas, cursos sobre cómo prepararlos, maridajes perfectos de determinadas ginebras con determinadas tónicas y hasta fórmulas exóticas que llevaron a los productores de tónicas a apostar por variedades innovadoras.
Sin embargo, la pandemia provocada por el coronavirus que azota al mundo desde el mes de marzo ha afectado directamente al negocio de la restauración y, sobre todo, al de los locales de ocio nocturno, que se han visto obligados a cierres totales o a disminuciones de horario en todas sus actividades.
“El 2020 es un año marcado por las consecuencias económicas y sociales de la Covid-19, que afecta especialmente a la hostelería, sometida a cierres y restricciones constantes. Ese es un canal muy importante para el consumo de tónica, sola o en combinados. Por lo que se estima un descenso significativo motivado por la caída de ventas en el canal Horeca”, lamentan desde la Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra) que reúne a los principales productores de esta bebida.
Hasta la llegada del virus, la tónica llevaba varios ejercicios registrando cifras positivas al cierre de cada año, con un crecimiento casi constante que había alcanzado el 10% de aumento de las ventas en 2019, apoyándose, sobre todo, en una subida de la demanda de las tónicas ‘lights’ o bajas en calorías en el canal de las hostelería y la restauración.
Los productores son conscientes de que con el confinamiento ha aumentado el consumo en casa de este producto ya que muchos de los habituales del ‘gin tonic’, o de tomarse una tónica sola, buscaron en los supermercados sus marcas favoritas para seguir manteniendo sus costumbres y buscando cierta normalidad.
De hecho, según los datos facilitados por la consultora Nielsen, la categoría de tónicas ha presentado un crecimiento en valor para el canal de supermercados del 13%, lo que significa casi el doble del crecimiento que han experimentado, de promedio, el resto de bebidas refrescantes, que han crecido un 7% en este canal.

Leer el artículo completo en la revista